• NQP/NOTICIAS

Cristina Kirchner se muestra como candidata a presidenta para alinear al peronismo y acumular poder

Dos meses después del atentado en su contra, la vice reapareció en un acto de la UOM. En su discurso, puso su figura como opción para el año que viene: “Voy a hacer lo que tenga que hacer”.


No calló los cantos que pedían “Cristina presidenta”y, a diferencia de otras veces, dejó abierta esa puerta. “Voy a hacer lo que tenga que hacer”, cerró su discurso, con tono épico, poniendo su figura como opción para 2023.


En el kichnerismo tomaron las palabras de la vicepresidenta como un guiño para reforzar el trabajo de campaña que se inició hace por lo menos tres meses. En el conurbano, todas las semanas se avanza con pintadas que van cambiando los slogans pero siempre hacen referencia a CFK. Empezaron por los barrios más humildes, donde se desarrolla la militancia territorial y el accionar de los punteros, base de organización del peronismo bonaerense.


Cristina Kirchner reapareció en un acto público a dos meses y cuatro días del atentado que sufrió en Recoleta. Fue la campana de largada de una larga carrera que tendrá su primera posta en junio, mes en el que se presentan las listas ante la Justicia electoral. Ahí se sabrá finalmente quienes compiten para las primarias de agosto y, luego, las generales de octubre.


El cronograma se mantiene en pie porque no están hoy los votos para modificar la ley que establece las PASO. La vice no hizo mención alguna sobre el tema, con lo cual, por ahora no se registra entre sus prioridades.


El núcleo duro cree que Cristina debe ser candidata aún con la posibilidad cierta de una derrota. El razonamiento se centra en que ella garantiza el mejor resultado para el espacio. Eso significaría también que puede armar la boleta con legisladores, intendentes y concejales fieles que luego actuarán como les pida. En todo caso, ven que es la manera más eficaz de pasar a la resistencia.


Después de haber sido dos veces presidenta, no está tan claro que ella quiera poner el cuerpo para perder. Sobre todo por su lugar en la Historia, en la que suele destacar el récord del 54% en 2011, luego de la muerte de Néstor Kirchner.


La vice teje un sistema de alianzas que le sirven para sostener poder aún en su momento de mayor debilidad. Las encuestas arrojan su peor nivel de intención de voto, con altísimo rechazo, pero sigue siendo la dirigente mejor posicionada del peronismo.


“Hay que construir la candidatura de Cristina y después ella va a definir”, explica un dirigente bonaerense. De no asumir ese puesto, seguramente haber acumulado fuerzas le servirá para usar el dedo y ungir postulantes. Ahí aparece el nombre de Wado de Pedro, en representación del cristinismo, para conjugar con otra cepa más peronista.


Sergio Massa, elogiado por la vice, repite que se va a saltear el turno por cuestiones familiares, aunque la que ya se anotó es su esposa Malena Galmarini, que anunció sus ganas de ir por la intendencia de Tigre.


Alberto Fernández expresa a destiempo una rareza. A pesar del malestar que genera en los K la idea de ir por la reelección, persiste en el intento. Se puso firme en la avanzada para anular las primarias y parece estar ganando esa pulseada.


Una eventual competencia entre Presidente y vice sería exótico, sobre todo porque él tiene todo para perder, con la foto de hoy. Cristina se abraza al PJ, los intendentes del conurbano, el ala dura del sindicalismo. Alberto está bastante solo, más allá de aún mantener un puente con un sector de la CGT y el Movimiento Evita.


El jueves 17 de noviembre será el segundo acto del “plan CFK 2023″. Eligió para celebrar el Día de la Militancia el Estado Único de La Plata. Una cancha de fútbol que además fue rebautizada como Diego Armando Maradona, en 2020. Esa fecha del calendario peronista recuerda el regreso a la Argentina de Juan Domingo Perón en 1972, tras 17 años de exilio en España.


A Cristina le gustan los simbolismos. Todavía no está el lema del encuentro, pero los más audaces en la organización deslizan que deberían jugar con el regreso de Perón y el regreso de Cristina. Quizá no sea lo más afortunado, no le fue bien al General en su tercera presidencia.


Fuente: TN


0 comentarios