• NQP/NOTICIAS

​​​​​Escenario político: el aumento de la inseguridad profundiza la grieta en Bahía

El crecimiento del delito expone falencias y provoca duros cruces entre Juntos por el Cambio y el Frente de Todos.

Un efecto indeseado de la relajación de la cuarentena es el aumento de los delitos contra la propiedad, en varios casos con delincuentes que tienen datos sobre sumas importantes de dinero en casas de familia.

El problema volvió al podio de prioridades en las mesas de discusión política e hizo saltar una serie de falencias que se potenciaron durante la pandemia. Por ejemplo, de los 30 móviles del Comando de Patrullas que se dividen el recorrido permanente de la ciudad, en este momento 8 no se encuentran operativos.

"Estamos hablando de la dependencia policial que debe reaccionar con rapidez cuando llegan los llamados al 911. Esas 8 bajas son un número importante", explica una fuente civil muy conectada con la fuerza.

Las responsabilidades por ese debilitamiento son compartidas. Por un lado, es compromiso de la Municipalidad aportar los repuestos para volver a poner esos patrulleros en la calle. Por el otro, se trata de vehículos que acumulan mucho kilometraje y desgaste, con lo cual necesitan reemplazos con asiduidad. No parece haber señales por parte de Provincia de una pronta reposición.

"El gobierno municipal no está cumpliendo su parte, pero la necesidad de coches nuevos también es real. Ser oposición a la gestión de Gay tampoco nos va a llevar a negar la realidad", dice un dirigente del Frente de Todos.

Otro referente de ese espacio le pone picante: "Ojo. Para nombrar funcionarios en roles inexistentes sí tienen recursos".

El asunto de los patrulleros y el reenvío a los barrios de agentes que estaban destinados a los controles en las rutas fueron motivo de las distintas charlas entre autoridades políticas y policiales de los últimos días. Volver a poner énfasis en la lucha contra la inseguridad es la premisa.

A propósito de conversaciones, la semana pasada hubo una que generó muchos comentarios, porque contó con la presencia del intendente y de dos protagonistas de una polémica reunión anterior.

Un repaso: el viernes 14 se encontraron jefes regionales y locales de la Bonaerense con miembros de una familia víctima de un violento robo, acompañados del concejal oficialista Nicolás Vitalini. Ese día en la oficina del superintendente regional, comisario Aldo Caminada, y de acuerdo con un informe policial, las víctimas habrían sugerido que faltaba buena parte del dinero inicialmente robado y después recuperado, por lo que se dejó entrever que personal policial se quedó con el remanente.

Siempre según ese informe, hubo una propuesta de los damnificados de no emprender actuaciones judiciales contra los uniformados si les devolvían esa plata. La respuesta de los comisarios y del representante del Ministerio de Seguridad bonaerense en la región, Federico Montero, fue ir a la Justicia para pedir que se investigue todo lo que haga falta.

El martes posterior Héctor Gay, Caminada y el comisario que redactó aquel informe, Gonzalo Bezos, se encontraron en el despacho del intendente para analizar el mapa del delito y tocaron el tema. Por lo que trascendió, ese hecho apenas ocupó dos o tres minutos en un diálogo de casi una hora y parecía que esta discusión política se terminaría disolviendo en el aire.

Es más: Vitalini prefirió no hablar con los medios de la cuestión. Y el peronismo solo presentó en el Concejo un pedido de informes al Ejecutivo sobre el cónclave Gay-Caminada-Bezos que no tuvo ayer el acompañamiento de Juntos por el Cambio, por lo que irá a parar al archivo.

Y aquí surge una curiosidad. En la sesión de ayer, para algunos de manera sorpresiva, resultó la bancada amarilla la que propuso convocar a Montero al recinto, puntualmente para hablar del incremento en los episodios de inseguridad referidos al comienzo de este artículo. 

Desde Todos podrían haber votado a favor para sentar cuanto antes, cara a cara, a Montero y Vitalini. Sin embargo prefirieron decirle no a esa iniciativa. Versiones de pasillo indican que sí desean ese cruce, pero aún no es el momento.

Tras la negativa opositora, Vitalini tomó la palabra y pidió (dos veces) "no hacerse los boludos" con el problema de la inseguridad. Y sostuvo que se estaba intentando "desviar el eje para ocultar el problema de fondo", en una alusión que tal vez se refería a la difusión de la polémica reunión que lo tuvo como protagonista.

Luego disparó: "En agosto hubo una serie de hechos graves, violentos, familias a las que le cambió la vida. Cuando queremos citar al señor Montero, que podría ser él, Federico García o Juan Pérez, no importa, lo que importa es que se trata del funcionario que designó el principal referente de la oposición Federico Susbielles como nexo ante el ministro de Seguridad. Queremos hacerle preguntas, porque no tenemos información".

Y aportó una estadística. Dijo que en los primeros siete meses de 2020 hubo 149 robos con armas en Bahía. "Son 149 familias a las cuales quizás todo esto le cambió la vida".

Un observador justicialista, de espalda ancha, no está de acuerdo con la negativa de sus compañeros de propiciar el careo: "Tengo la leve sensación de que el bloque peronista no tiene ganas de acelerar. Están perdiendo una oportunidad de capitalizar un error de sus adversarios".

¿Capítulo cerrado? Se verá.

En el plano judicial, la fiscalía busca avanzar en la causa del asalto que motivó la controvertida reunión y no descarta ninguna hipótesis. Es cuestión de horas para saber si estamos ante un nuevo caso de poliladrones o se descarta esa vía. Conviene estar atentos.

Otro encuentro con choque de posiciones tuvo lugar ayer entre las asociaciones de comerciantes, el gremio de los empleados y la comuna. Los dueños de negocios estaban divididos entre quienes pretendían mantener el horario corrido hasta las 17 y los que apuntaban a extender ese plazo a las 21. El sindicato no quería ese cambio. Finalmente se optó por una decisión intermedia, de ampliación horaria escalonada.

Lo relevante acá es la posición del Municipio, que sigue acentuando su postura flexibilizadora. Si bien se trata de un conflicto que se debe solucionar entre privados, el Estado local se había manifestado favorable a correr el límite hasta las 21, para que cada uno maneje sus tiempos y que se incluya la opción de abrir los domingos. En resumen, que sea todo como antes.

"Hay que salir de la lógica de la pandemia", dice uno de los dirigentes que baja y sube pulgares en Alsina 65. 

Lo dice con toda convicción. Sostiene que mientras aumente la curva de casos (ayer hubo récord de contagios en un día) pero el sistema hospitalario no se vea comprometido, hay que avanzar con las reaperturas.

Una pregunta interesante es qué resultado saldría hoy de un plebiscito en Bahía Blanca sobre la gestión de la pandemia. Las opciones de voto serían: A, avanzar rápidamente hacia una recuperación de las actividades restringidas respetando protocolos; B, dar pasos lentos y cautelosos para no comprometer al sistema sanitario.

Es muy probable que por la opción A votarían mayormente los seguidores de Juntos por el Cambio, cada día más críticos de las disposiciones de Alberto Fernández y Axel Kicillof; y, por la B, los del Frente de Todos, que bancan a sus líderes y creen que Gay tiene una actitud irresponsable.

"Salir de la lógica de la pandemia" o "la cuarentena no puede ser eterna", como dijo en una reciente entrevista el presidente del Concejo, Fernando Compagnoni, son ideas que bien podrían transformarse en pancartas de las marchas como el 17A.

El gobierno municipal, intuitiva o calculadamente, se estrecha con el público que lo acompañó en las urnas hace menos de un año. Tiene lógica.

Párrafos finales para el decreto presidencial que declaró como servicios públicos esenciales a las empresas de telecomunicaciones. Si uno bien lo mira, abarca a los servicios de televisión por cable, Internet y telefonía móvil, pero se trata de una norma apuntada a las TICs (Tecnologías de la Información y las Comunicaciones), lo cual es un concepto muy amplio.

Una de las compañías más importantes del mundo, Amazon, sigue analizando instalar una de sus bases en la Zona Franca de Bahía Blanca-Coronel Rosales y tiene tiempo hasta noviembre para definir si invierte aquí o se va a otro lado.

¿Qué impacto tienen este tipo de medidas en una firma de semejante escala? Amazon se maneja con extrema reserva, con lo cual no es fácil saberlo. Pero, según pudo averiguar por razón de la pandemia la empresa solicitó una ampliación del plazo antes de comenzar sus trabajos en esta región. Su objetivo es comenzar a concretar las obras cuando el coronavirus dé un mayor respiro en 2021. 

A priori, no tiene en el horizonte ningún cambio de planes. Eso es bueno.

  • whatsapp-png-image-result-for-whatsapp-p
  • https___blueprint-api-production.s3
  • App_Store_logo
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

© 2020 NQP PRODUCCIONES | REPÚBLICA ARGENTINA