• NQP/NOTICIAS

El intendente Héctor Gay repudió la aparición de un artefacto en el local del Frente de Todos

El intendente Héctor Gay repudió la aparición de un artefacto lumínico en un local del Frente de Todos mientras los peritos intentan determinar si se trataba de un explosivo.


Gay se manifestó en la red social Twitter, en la cual escribió: "Repudio enérgicamente lo sucedido en el local del Frente de Todos. La violencia es intolerante en cualquiera de sus formas.


La Justicia debe actuar y encontrar a los responsables de estos actos violentos que solo buscan amedrentar contra la convivencia pacífica y democrática".


El hecho se produjo esta mañana a las 5 cuando un vecino advirtió que en el inmueble del Frente de Todos ubicado en Lavalle 367 había un objeto lumínico dentro de un nicho de gas y dio aviso a las fuerzas de seguridad.

Horas después la Brigada de Explosivos detonó el artefacto y ahora se realizan lo exámenes para determinar si se trataba de una bomba o no.


Otro funcionario que se expresó en las redes fue el actual secretario privado de la comuna, Pablo Romera "Repudio enérgicamente lo sucedido en el local partidario del Frente de Todos. No podemos acostumbrarnos a estas situaciones violentas, de amenazas e intimidación. Hay que actuar con celeridad para encontrar a los culpables. ¡La intolerancia tiene que parar!", dijo,


El local en cuestión ya había sido blanco de un atentado con pintadas amenazantes algunos meses atrás.

Esta situación es un eslabón más en un año donde proliferaron las amenazas de explosivos en distintos edificios públicos y privados, aunque el hecho más grave fue la explosión de una bomba en el local de La Cámpora, en Beruti y Donado, durante la madrugada del 25 de mayo.

Por ese episodio, que provocó destrozos materiales incluso en edificios vecinos, aún no hay detenidos y la justicia admitió que no tiene pistas firmes. Por lo pronto hay un video de las inmediaciones del lugar con gente corriendo que sube a un auto en España al 400 y sale en dirección ascendente, aunque no mucho más.

Otro hecho grave, vinculado con temas políticos, fue la reciente agresión a una integrante de la comunidad mapuche residente en nuestra ciudad, Olga Curipán. El 15 de noviembre, poco después de la medianoche, en la casa de la titular del centro cultural Ruka Kimun Mapuche de Bahía Blanca desconocidos tiraron un "elemento con combustible" sobre un portón de rejas.

Diez días después aparecieron panfletos en Alberti 198, donde funciona el centro cultural, de un supuesto grupo autodenominado "Comando de Restauración Nacional". Allí se amenazaba a miembros de la comunidad aborigen, así como a políticos, periodistas, sindicalistas, integrantes de grupos feministas y miembros del Poder Judicial, además de pedir la liberación de represores de la Triple A y la última dictadura militar. (La Nueva)


0 comentarios