top of page
  • NQP/NOTICIAS

El Gobierno impulsa un acuerdo bilateral con Brasil: los puntos clave del “plan integración 2023″

Alberto Fernández intentará sellar convenios estratégicos con la administración del mandatario brasilero electo.


En la Casa Rosada están convencidos de que el regreso al poder de Lula da Silva abre una ventana de oportunidades para la Argentina de cara a un año clave para las aspiraciones del Gobierno y buscan cuanto antes poner en marcha un plan de acción para atraer dólares, llevar gas de Vaca Muerta a Brasil y sellar acuerdos en infraestructura, cultura y educación, entre otros.


El documento fue entregado por el embajador Scioli al excanciller Celso Amorim, muy cercano a Lula. Allí se detallan ejes económicos (financieros, minería, agronegocio, bancos, industrias, comercio, entre otros) y políticos (recuperación de las relaciones presidenciales, defensa, cultura, educación, etc).


En un escenario de escasez de dólares, el Gobierno apunta a aumentar el comercio entre ambos países y generar nuevas oportunidades en el mercado exterior para la soja y la carne. El documento habla de la necesidad de profundizar el Sistema de Pagos en Moneda Local (SML) que permite a los exportadores realizar operaciones en pesos y reales, lo que facilita la transacción al no requerir de la moneda norteamericana y la necesidad de generar acuerdos entre bancos públicos de ambos países para financiar el comercio exterior bilateral de bienes.


Tampoco se descarta que pueda llegar a discutirse la posibilidad de crear una moneda regional, una vieja idea de Lula que tras su regreso al poder podría tomar fuerza nuevamente. Sin embargo, se trata de una iniciativa a largo plazo.


En la página 5, la embajada argentina en Brasil destaca que la invasión de Rusia a Ucrania debe llevar a ambos países a tener soberanía energética. De hecho, propone la creación del Mercado Sudamericano de Energía. El objetivo central será llevar el gas de Vaca Muerta hasta la frontera con Brasil. En el documento se destaca que es “necesario” que el país vecino “se comprometa en el desarrollo de centrales termoeléctricas y gasoductos desde Uruguaiana a Porto Alegre” para trasladar ese gas al sur de Brasil.

Un acuerdo que también busca relanzar el vínculo político entre ambos países

La victoria de Lula Da Silva sobre Jair Bolsonaro es, a su vez, la oportunidad de relanzar el vínculo político entre ambos países. En la Casa Rosada aceptan que pese a los esfuerzos de Scioli por bajar la tensión, se había perdido la diplomacia presidencial. Ahora hablan de una agenda de “afinidades” que permitirán avanzar con más rapidez en acuerdos entre los Estados.

Da Silva tiene un estrecho vínculo con Fernández, pero mucho más aún con la vicepresidenta Cristina Kirchner. Aquí una paradoja, el canciller argentino que tendrá a cargo la tarea de liderar la relación con el gobierno de Brasil es Santiago Cafiero, un hombre del Presidente y funcionario al que CFK intentó borrar del mapa en más de una oportunidad.


Según el último informe del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), en los primeros nueve meses del año, Brasil ratificó su posición como principal socio comercial de la Argentina, con exportaciones por US$9352 millones (crecieron 11,6% en la comparación interanual) e importaciones por US$12.486 millones (+36,8%). El saldo comercial resultó en un déficit de US$3134 millones para la Argentina.

Gustavo Martínez Pandiani, Subsecretario América latina y Caribe, le dijo a TN que “la Argentina toma con mucho entusiasmo la posibilidad que se abre tras la victoria de Da Silva, para poner como eje la cuestión de la infraestructura como mecanismo de integración, en especial cuando se piensa en el proyecto del corredor bioceánico que significaría potenciar las capacidades del Mercosur para convertirse en un jugador del comercio mundial”.


Agroalimentos, pymes e industria: otras claves del acuerdo que el Gobierno buscará sellar con Brasil

En este sentido, el documento destaca la necesidad de que ambas naciones comiencen a trabajar para afianzar su posición como los principales proveedores de agroalimentos del mundo. Para ello destaca que se debe eliminar barreras sanitarias en el comercio bilateral para un mayor acceso a los mercados.

El acuerdo entre ambas naciones también intentará tener más integración en las industrias navales, textiles y de calzado, entre otras. Y agrega: “Continuaremos impulsando las inversiones en Argentina y Brasil, sobre todo del sector automotor y autopartista, con el fin de equilibrar la balanza comercial”.


Se buscará a su vez, una mayor promoción de las exportaciones regionales entre las pymes de Brasil y la Argentina. “Generaremos alianzas estratégicas con asociaciones de distribuidores de Brasil y Argentina para impulsar exportaciones de todos los sectores, desde los alimentos y bebidas hasta productos industriales”, asegura el documento.

Este lunes, tras la reunión entre Alberto Fernández y Lula en el hotel Intercontinental en San Pablo comenzará a quedar más claro el mapa político que se vislumbra para el futuro de ambos países. Se espera que el Presidente argentino le ordene esta misma semana a Scioli iniciar el proceso de revinculación entre ambas naciones.


Fuente: TN

0 comentarios
bottom of page