• NQP/NOTICIAS

El FMI le permite a la Argentina un desvío de las metas del acuerdo en un trimestre clave

Los compromisos sobre déficit, acumulación de reservas y emisión monetaria para el segundo trimestre podrán modificarse, sin que eso impacte en las metas de 2022. Lo informaron junto con la aprobación técnica de la primera revisión.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, y el representante permanente de Argentina en el Fondo, Sergio Chodos, en una de las reuniones con los equipos técnicos del FMI liderados por Julie Kozack. (Foto: Ministerio de Economía).

El Gobierno y el FMI informaron la aprobación técnica del cumplimiento “de todos los objetivos cuantitativos del primer trimestre de 2022”. Una vez que el directorio del Fondo apruebe ese entendimiento, gatillará un desembolso de US$4000 millones. El cierre de la primera revisión también trajo, además, una “recalibración” de los compromisos para los próximos tramos.


Se dejó en claro que las metas anuales no se tocarán: el FMI reforzó que mantener los objetivos 2022 de déficit fiscal de 2,5% del PBI, acumulación de reservas por US$5800 millones y reducir la emisión monetaria al 1% del PBI es “fundamental para fortalecer la estabilidad y apoyar la recuperación económica en curso”.


Lo que acordaron los técnicos del FMI con el ministro de Economía, Martín Guzmán, y equipo, que sí se cambiarán son las metas trimestrales.


“Tomando en cuenta el impacto inicial de los shocks externos y los patrones estacionales de gasto e importación, se propone modificar las metas trimestrales interanuales del déficit fiscal primario y de acumulación de reservas, manteniendo sin cambios los objetivos anuales del programa”, se apuntó en el comunicado del FMI difundido en la noche de este miércoles.


Un desvío que llega en un trimestre clave


Modificar las metas trimestrales aparece como fundamental para el segundo tramo del acuerdo: el trimestre que va de abril a este junio, cuya revisión llegará en septiembre.

Analistas advierten desde hace semanas que al Banco Central le cuesta captar los dólares de la liquidación récord del agro, por la alta demanda de divisas para importar energía y otros productos.


Eso, a tres semanas del cierre del período, hace casi imposible acumular reservas por los US$2900 millones como se previó en el acuerdo de marzo.


Por otra parte, el déficit se incrementó en estos meses. A abril, último dato oficial disponible, el rojo fiscal llegó a casi $80.000 millones y acumulo más de $280.000 en el primer cuatrimestre.

En ese sentido, los subsidios a la energía ya se habían disparado 150% interanual por el alza de precios internacionales derivada de la guerra en Ucrania. Y el gasto público subió también por los bonos a jubilados y otros sectores más vulnerables ante la alta inflación.


“A pesar de los recientes aumentos en las tarifas de energía, la posición fiscal de Argentina también se está viendo afectada por el shock de precios de las materias primas a través de una mayor factura de subsidios a la energía y una expansión adecuada del apoyo social dirigido a los hogares de bajos ingresos”, indicó el comunicado del FMI.


Los compromisos asumidos para 2022 con el FMI no se tocan


Más allá del desvío en las metas trimestrales, los técnicos del Fondo encabezados por Julie Kozack enfatizaron que el gobierno argentino se compromete a “reorientar el gasto público” para lograr la meta de déficit fiscal primario de 2,5% del PBI” y al mismo tiempo a “reducir el financiamiento monetario al 1% del PBI”.


“También han reafirmado su compromiso de continuar aplicando el marco de política monetaria y cambiaria para lograr tasas de interés de política real positivas, asegurar la competitividad del tipo de cambio y respaldar la acumulación de reservas de US$5800 millones para todo el año”, señaló el FMI.

0 comentarios