• NQP/NOTICIAS

Economía - Energía: Vaca Muerta se alista para el futuro gasoducto Néstor Kirchner

Mientras el abastecimiento interno de este año es una preocupación para el país, las operadoras trabajan para tener todo listo para multiplicar la producción ni bien esté disponible la nueva línea. Uno a uno, los planes de las principales empresas.

Las principales operadoras amplían la capacidad de tratamiento y perforan pozos para anticiparse a la obra que se espera inicie en poco tiempo. (Foto: Mauro Pérez)

Si bien en estos momentos gran parte de la atención de la industria energética está centrada en cómo será el aprovisionamiento de gas para este invierno, en los yacimientos de Vaca Muerta la alta actividad refleja que las principales operadoras están preparándose para tener todo listo para dar un salto productivo ni bien el gasoducto Néstor Kirchner esté operativo.


La imagen más clara de lo que está sucediendo es que, mientras la preocupación está puesta en cómo será este invierno y qué sectores se podrán ver afectados por más que eventuales cortes de suministro, en los campos productivos se teje una suerte de colchón para que funcione como trampolín una vez que se despeje la tormenta de la falta de capacidad de transporte.


No se trata de una situación contradictoria sino de algo que en la industria de los hidrocarburos es claro: los planes de desarrollo se planifican a mediano y largo plazo. Y más que nunca en este caso, se sabe que es una necesidad contar con un fuerte ramp up en la extracción de gas ni bien las condiciones lo permitan.

Este colchón de Vaca Muerta está formado por pozos a medio completar, los denominados DUCs (por su sigla en inglés) y también por múltiples obras de infraestructura tanto de transporte interno entre áreas como por instalaciones de tratamiento.


“Lo que tenemos que hacer es un inventario de DUCs preparados para poder fracturar y poder poner en marcha lo más rápido posible una vez que comiencen a ingresar las obras de ampliación que están previstas para el año”, aseguró a Energía On el vicepresidente de Upstream No Convencional de YPF, Pablo Iuliano.


En números 140 millones de metros cúbicos por día de gas estima Neuquén y las operadoras, que se podrán extraer de Vaca Muerta en 2030.

El directivo trazó así la hoja de ruta de la principal petrolera del país, pero también definió la estrategia que otras operadoras están realizando como es el caso de Tecpetrol.


La compañía del Grupo Techint planea llevar en este invierno la producción de su bloque estrella, Fortín de Piedra, a un nivel récord de producción de 20 millones de metros cúbicos, pero a la vez ya planifica obras de ampliación para aportar más gas al gasoducto que el gobierno lanzará oficialmente la semana que viene.


El CEO de Tecpetrol, Ricardo Markous, fue claro sobre el escenario por venir. “Nuestra estimación es que en los próximos 5 años Argentina debería estar produciendo 170 millones de metros cúbicos, de los cuales 140 deberían venir de Neuquén, y en petróleo llegaríamos casi al millón de barriles de los cuales 750.000 u 800.000 barriles provendrían de Cuenca Neuquina”, proyectó Markous.


Los números coinciden con las proyecciones de crecimiento de la producción que días atrás presentó el gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, en una charla en Houston, en la meca del shale mundial.


Gutiérrez sostuvo que “para el 2030 estimamos una producción de 700.000 barriles de petróleo por día aproximadamente, esto es en 8 años la posibilidad de triplicar la producción actual de petróleo y también para el 2030 llegar a los 140 millones de metros cúbicos de gas diarios”.

En el corto plazo, el mandatario indicó que para el año que viene las proyecciones de producción de la provincia que capitaliza a Vaca Muerta llegan a un promedio anual diario de 80 millones de metros cúbicos de gas y en el caso del petróleo se augura un récord histórico de producción a fines del 2023, con 400.000 barriles por día.


Pampa Energía, la compañía que comanda Marcelo Mindlin es otra de las operadoras que se prepara para dar un salto productivo. La compañía ya logró un incremento del 60% en su producción de gas natural, pero avanza en la construcción de plantas de tratamiento para hacia fines de este año poder procesar mucho más gas.


En tanto que desde otra de las firmas nacionales con fuerte desarrollo en Vaca Muerta como es Pluspetrol, los cañones ya apuntan de lleno al segundo semestre del 2023, cuando se espera que el gasoducto Néstor Kirchner esté operativo.


Las firmas apuestan a tener pozos listos para conectar en 2023.

El Gerente de Producción de la operadora, Juan Schijman, detalló que “nos vamos a preparar para el ramp up de La Calera a partir de la segunda mitad del 2023. Este año estamos con la construcción de la CPF (Central de producción de gas) que se terminará el año que viene y tenemos la expectativa puesta hacia el segundo semestre del año que viene cuando esperamos alcanzar los 10 millones de metros por día”, el doble que el nivel actual.

Un balance similar, del doble de producción es lo que TotalEnergies anunció para su bloque Aguada Pichana Este (APE), que proyectan llevar de 8 a 13 millones de metros cúbicos para el año que viene.


Más capacidad de transporte de petróleo


Así como la producción de hidrocarburos se da en muchas áreas de Vaca Muerta en “combo”, extrayendo tanto gas como petróleo de un mismo pozo, la saturación de las líneas de transporte no es solo un problema que atañe al gas, sino que también el sistema de Oleoductos del Valle (Oldelval) se encuentra desde el año pasado al límite, incluso a pesar de la ampliación en marcha.


En este caso no hay un solo plan a la vista, como sucede con el programa Transport.Ar de gas, sino que mientras por un lado se trabaja desde YPF y la chilena Enap en la reactivación del Oleoducto Trasandino (Otasa), a Oldelval se le viene reclamando una duplicación de su capacidad, aunque en este caso la firma reclama como condición previa la extensión de la concesión que posee, que vence en 2028.


Si bien la urgencia en el avance de las obras está en el segmento del gas, para evitar el año que viene un nuevo drenaje de divisas producto de costosas importaciones, los desarrollos de ambos hidrocarburos requieren ir lo más a la par posible.


Después de todo por la falta de capacidad en los oleoductos de este año, consultores como Daniel Gerold consideran que Argentina se perderá la oportunidad de exportar petróleo por unos 4.500 dólares entre este año y la mitad del año que viene, un ingreso extra de billetes verdes que habría sido más que útil para el país y la industria.


Fuente: Rio Negro

0 comentarios