• NQP/NOTICIAS

Dos médicos de Bahía recomiendan cómo organizar las reuniones de fin de año

Laura Spadaro y Diego Maurizi apuntaron a realizar encuentros con menos de 10 personas y al aire libre, además de ofrecer un consejo sobre las compras navideñas.

Reuniones con menos de 10 personas y al aire libre para evitar contacto, compras navideñas con anticipación y el resguardo de las personas de riesgo.

Si bien aún no hay protocolos oficiales para las fiestas de fin de año, dos infectólogos de nuestra ciudad opinaron sobre el tema y coincidieron en que decirle a la gente que "no se junte no tiene ningún sentido", sino que se deben dar consejos sobre cómo hacerlo.

Laura Spadaro y Diego Maurizi dialogaron con La Nueva. y brindaron sugerencias para mantener el bajo índice de contagios que se vienen dando en la ciudad en las últimas semanas.

Spadaro señaló que "lo que se pide es que las reuniones no sean masivas, que sean de menos de 10 personas. Y por supuesto que hay menos riesgo si son al aire libre, en un espacio amplio. La comida es todo un tema, porque a los argentinos nos gusta comer, pero elegir comidas que se puedan comer estando a la distancia y no todos en una mesa...".

Maurizi dijo que "la idea es que la gente aprenda que este año va a tener que reunirse con la menor cantidad de familiares posible y siempre en un lugar abierto, es decir, un patio o un jardín. No tiene que ser en un ambiente cerrado porque será común que se pongan a charlar en una cocina u otro lugar con menos distancia".

"Otra cosa que yo recomiendo, sobre todo en las familias donde hay personas de riesgo, es que hagan un autoaislamiento los 14 días previos. Si pueden disminuir los contactos externos, por supuesto que van a estar mucho más seguros de tener una reunión familiar y no tener que pasar después por una situación de conflicto", agregó Spadaro.

En cuanto a los adultos mayores, Maurizi sostuvo que "si puede evitar las juntadas mejor, aunque si es necesario que esté con su familia hay que entender que deben estar sentados a 2 o 3 metros de distancia. Si alguien tiene sospechas o síntomas no debe concurrir y, si está transitando un aislamiento preventivo, tampoco".

"Obviamente, la gente no se puede tomar 14 días de vacaciones antes de Navidad para estar seguro. Pero si vos evitás contactos sociales vas a estar más seguro que si te juntás todos los días a despedir el año con un grupo de amigos", explicó Spadaro.

"También sería bueno organizar las compras con tiempo, no salir el día antes de Navidad a comprar así no tenemos esas situaciones de amontonamiento que te ponen en riesgo porque después vos podés ser un nexo a llevar eso a la reunión familiar. Este año no vamos a esperar a cobrar el aguinaldo para comprar los regalos de Navidad porque no sabemos si lo vamos a cobrar", añadió.

No obstante, Maurizi dijo que "en los comercios cumpliendo los protocolos sería muy difícil que la gente se contagie. Además, el hecho de comer afuera a veces también resulta más beneficioso, aunque con las mesas en la calle".

A propósito, Spadaro apuntó que "cuando vas a comer afuera estás mucho menos tiempo que cuando lo hacés en tu casa, que capaz estás cinco o seis horas. Por ahí, para un grupo familiar sirve. El otro tema es el aire acondicionado, porque yo no iría a comer a un lugar con el aire prendido, eso aumenta el riesgo de circulación del virus dentro del local. La época es buena como para hacer algo al aire libre".

Sobre la merma de casos en la ciudad, Spadaro indicó que "no esperábamos este descenso de casos porque con todas las medidas que se tomaron en el invierno y como el pico llegó retrasado, pensábamos que nos iba a agarrar el verano con los casos más arriba. Evidentemente, el virus se comporta como cualquier otro virus del invierno y no lo digo solo por lo que pasa acá, sino viendo las curvas de Europa. Ellos también tuvieron el alivio del veranito y ahora empezó el rebrote".

"Hay un comportamiento estacional sobre todo porque las actividades cambian. Las casas están más ventiladas, estamos más tiempo al aire libre, podés estar en una terraza o en un parque; eso hizo que baje un poco la transmisión. Esperemos que para nuestro otoño ya estemos vacunados", cerró la infectóloga.

Maurizi sostuvo que "la merma en Bahía coincidió con la del todo el país y la conjunción se dio por varios motivos, como la prevención, el contagio sintomático o asintomático del 20/30 por ciento de la población, más los casos que no pudieron ser registrados, y también la época estacional en la que nos encontramos. Creemos que si en enero se vacunan las personas de riesgo el sistema de salud va a estar más aliviado".

  • whatsapp-png-image-result-for-whatsapp-p
  • https___blueprint-api-production.s3
  • App_Store_logo
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

© 2020 NQP PRODUCCIONES | REPÚBLICA ARGENTINA