• NQP/NOTICIAS

Día de la Radiodifusión: 101 años de los Locos de la Azotea


Si bien el Día Mundial de la Radio se celebra cada 13 de febrero, en la Argentina el Día de la Radiodifusión es una efeméride de cada 27 de agosto que recuerda un suceso que encendió la magia de las voces que alzaron vuelo para ya nunca detenerse. El 27 de agosto de 1920, cuando Enrique Susini, César Guerrico, Luis Romero Carranza y Miguel Mujica iniciaron la radiofonía argentina cuando transmitieron la ópera Parsifal, de Richard Wagner, desde la terraza del Teatro Coliseo.


Aquella fue la primera transmisión radiofónica -integral y completa- de un programa de radio, realizada por los 4 radioaficionados que pasaron a la historia como los 'Locos de la Azotea'.


El detalle.


El evento ocurrió a las 21:00 del día 27/08/1920, frente a la Plaza Libertad, y fue la transmisión de la velada lírica de aquella noche, proeza que se realizó con un transmisor de 5 vatios, instalado en la azotea del edificio y una antena levantada a metros del teatro. Se utilizó un micrófono al que le habían agregado una bocina para sordos. La transmisión fue considerada exitosa y dio pie a continuar la programación.


La voz del pionero Susini abrió la transmisión que alcanzó una duración de 3 horas:

Señoras y señores, la Sociedad Radio Argentina les presenta hoy el festival sacro de Ricardo Wagner, Parsifal, con la actuación del tenor Maestri, el barítono Aldo Rossi Morelli y la soprano argentina Sara César, todos con la orquesta del teatro Costanzi de Roma, dirigida por el maestro Félix von Weingarten.


Anoche, una onda sonora onduló vermicular, de las 21 a las 24, por el espacio, como abriendo con su sutil celaje de armonías las más caprichosas, ricas y grávidas de nobles emociones, la ciudad entera; por tres horas, no solo aquellos iniciados en el secreto, sino cuantos por razones de oficios o en virtud de casualidad - marinos de barcos que disponen de aparatos, operadores de estaciones radiotelegráficas, esclavos todos de la escucha- tuvieron el regalo de Parsifal.


La transmisión fue un éxito... para un público de menos de 100 personas, las únicas que poseían auriculares “a galena” en la ciudad. Los parlantes y las válvulas eléctricas no formaban parte de la tecnología de entonces.

Pero los programas siguieron sin interrupciones. Al siguiente día, se transmitió 'Aída', por la tarde nuevamente 'Parsifal' y a la noche, 'Iris', con Gilda Dalla Rizza y Benjamino Gigli. El lunes emitieron en directo 'Rigoleto' y después 'Manón', con las actuaciones especiales de la compañía lírica del Teatro Municipal de Río de Janeiro.


Pioneros


La noticia del ayer transmite las vivencias de aquel emocionante momento en que la transmisión irrumpió en el silencio de la noche, llevando el sonido a través del aire e ingresando a los hogares a través de radios a galena. Nunca antes algo así se le había regalado a la sociedad; hasta ese momento, las veladas líricas solo estaban reservadas para quienes podían asistir en forma presencial.


“La pasión de los locos de la azotea había comenzado 10 años antes, cuando, en 1910, el ingeniero Guillermo Marconi, creador de la telegrafía inalámbrica, visitó la Argentina”, se relata en los fundamentos de la Ley de Regulación de Radiofonía Argentina.

Susini y sus compañeros estaban deslumbrados por la revolución tecnológica desarrollada por Marconi.

En 1910, Guillermo Marconi llegó a la Argentina para continuar sus ensayos. El inventor del “telégrafo sin hilos” realizó muchas pruebas de transmisión en el territorio que hoy día es el municipio de Quilmes, utilizando un barrilete de 6 m2 con el que se remontaba una antena. Así fue como él logró enlaces con Irlanda y Canadá.

Un grupo de estudiantes de Medicina quedó deslumbrado por el desarrollo de Marconi. Los 4 amigos siguieron investigando. Y llegó la 1ra. Guerra Mundial: la radiodifusión fue parte del arsenal.

Todos querían tener información sobre el frente de batalla. Es decir que todos querían tener radiotransmisores.

En 1917, la Armada le pidió al joven médico Enrique Susini que viajara a Francia, y de regreso él trajo algunos equipos de 5 Kw. usados por el Ejército francés.

A veces, la historia es más sencilla de lo que creemos, y los grandes eventos se encuentran al alcance de quienes se atreven, nada más.

La transmisión fue un hecho histórico de alcance mundial por 2 motivos

  • su carácter de dirigida al público en general y

  • realizada con el propósito de darle continuidad.

El periodista Gregorio Santos Hernando, en su “Historia de la Radio”, califica a aquella trasmisión como “la primera emisión o servicio no bélico ” porque hasta terminada

la 1ra. Guerra Mundial, la radio era aplicada únicamente en los frentes de combate, algo que había considerado Enrique Susini. (NOticias Net)


0 comentarios