• NQP/NOTICIAS

Cristina Kirchner ya piensa en un acto para el 17 de noviembre con el que buscará recuperar la centr

En el kirchnerismo creen que la Vicepresidenta podría reaparecer en público en la movilización que se planifica para el Día de la Militancia. Admiten que esa movida podría volver a exponer las fisuras en la coalición gobernante.

En los últimos días de septiembre, cuando en el oficialismo ya habían fracasado todos los intentos por realizar un acto unificado para este 17 de Octubre, en La Cámpora se deslizó una idea: la de posponer todo acto por el Día de la Lealtad y preparar una gran movilización para el Día de la Militancia, exactamente 30 días después.


Finalmente, la organización que comanda Máximo Kirchner acordó con Pablo Moyano -líder de Camioneros- realizar una masiva movilización a la Plaza de Mayo, convocatoria a la que se plegaron la Corriente Federal de Trabajadores de Sergio Palazzo, las dos CTA y movimientos que responden a intendentes del conurbano.


La idea de La Cámpora de llevar adelante un masivo acto por el Día de la Militancia no perdió fuerza, ya se trabaja con la perspectiva de realizar una movilización “potente” de cara a noviembre. Ese día, en 1972, fue el regreso de Juan Domingo Perón al país, después de 18 años de exilio en España.


La Cámpora piensa en un acto para el 17 de noviembre con la idea de darle centralidad a Cristina Kirchner

La movilización se planifica bajo la premisa de realizar un acto que vuelva a colocar en el centro de la atención a la vicepresidenta Cristina Kirchner, que semanas atrás tuvo la centralidad absoluta del Gobierno por el intento de asesinato en su contra y su disputa judicial en la causa Vialidad.


La periodista Jesica Bossi adelantó que incluso no se descarta la posibilidad de que Cristina Kirchner reaparezca en un acto masivo ese 17 de noviembre. Será la primera vez que lo haga desde el ataque en la puerta de su departamento en Recoleta. Un atentado que el kirchnerismo pide investigar con más profundidad, en particular para determinar si la “Banda de los Copitos” recibió financiamiento para llevar adelante la planificación del ataque.


Si Cristina Kirchner reaparece públicamente, será todo un desafío para la custodia de la Vicepresidenta, que quedó en la mira por las fallas en el dispositivo de seguridad aquel jueves 1 de septiembre.


El lugar, tono y participantes del acto del 17 de noviembre son cuestiones a definir. “Nada está definido, la idea persiste, pero aún es pronto”, dijo un dirigente cercano a la Vicepresidenta. La segunda cuestión no es menor, ya que desde hace semanas que el kirchnerismo recrudeció sus críticas hacia la gestión de Massa. Este lunes la Vice logró que el ministro cumpla con uno de sus dos deseos: un subsidio para indigentes. El otro es un bono para los trabajadores. Dos cuestiones que solo le colocan más presión al ministro de Economía en su intento por cumplir con las metas del Fondo Monetario Internacional.


El del 17 de noviembre podría ser otro acto que exponga las grietas en el Gobierno

En rigor, el acto podría volver a exponer la fractura que hay en el Gobierno, con una interna que poco a poco comienza a recrudecer al ritmo de la falta de resultados en materia económica, principalmente en las dificultades para contener la inflación y en la preocupación de Cristina Kirchner por los niveles de indigencia y el golpe que representa la suba de precios en el bolsillo de los trabajadores.


Este lunes hubo tres actos diferentes: el que La Cámpora y Pablo Moyano realizaron en Plaza de Mayo; el que la CGT llevó adelante en Obras mientras que las organizaciones sociales oficialistas como el Movimiento Evita, la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y Somos Barrios de Pie fueron al Estadio de Laferrere.


A ninguno de estos asistió Alberto Fernández ni Cristina Kirchner. El Presidente mantuvo su propia agenda con un acto en Cañuelas junto con el ministro de Economía, Sergio Massa. Durante toda la jornada hubo diferentes voces en el interior del peronismo que expresaron su malestar por los actos divididos.


Tal vez el más elocuente fue el sindicalista gastronómico Luis Barrionuevo, que no dudó en afirmar que el peronismo “está hecho mierda”.


Fuente: TN

0 comentarios