• NQP/NOTICIAS

Comunidad Trans en Bahía: "Muchas están con deudas o no tienen para comer"

Ciudadanas Trans Bahía Blanca y Furias Feria realizan campañas de colecta y donación para ayudar al colectivo LGBT+ en la ciudad, en el marco de la pandemia por COVID-19.

La población travesti-trans en Argentina tiene un promedio de vida de entre 35 y 40 años, según lo que arrojó un último relevamiento. 

¿Causas? Expulsión social, exclusión del ámbito educativo, sanitario y del mercado laboral formal, lo que las vuelve más susceptibles a sufrir distintas violencias.

También el abandono por parte del Estado en generar políticas de cuidado y contención, teniendo en cuenta que las vidas de las personas travestis y trans están sumergidas en la marginalidad. 

Y el no poder desempeñarse dentro de un marco estable o legal limita sus proyectos de vida. 

"La realidad es que la clase política todavía no logra interpretar cuáles son las especificidades que atraviesa la comunidad travesti-trans. Creo que no se visualiza el grado de la problemática en torno a nuestra vidas", dijo la activista transfeminista Saira Millaqueo, quien junto a la red Furias Feria realiza campañas de colecta y donación para ayudar a la comunidad LGBT+ (lesbiana, gay, bisexual, travesti, transexual, transgénero, asexsuales) en la ciudad, en el marco de la pandemia por COVID-19. 

A principios de julio, Saira contó cuál era la situación del colectivo Trans en Bahía Blanca y remarcó que era muy preocupante. 

“La situación sigue siendo complicada porque teniendo en cuenta que los ingresos han bajado, muchas están con deudas, con retrasos en los alquileres o no tienen para comer”. 

La sociedad tomó mayor conciencia de cuáles son las problemáticas que afectan al colectivo travesti-trans y colaboran: “En este tiempo hemos recibido mucha ayuda, quiero agradecer a todos y todas las y los que ayudaron. Donaciones, acompañamiento de personas individuales y también organizaciones”.

"Demuestran que quieren acompañarnos y eso es un gran paso", manifestó la también miembro del Observatorio de Género de la UNS.

Esto se enmarca en que la mayoría de la comunidad trans no tiene un trabajo estable, por ende no hay un ingreso fijo, lo que genera una mayor vulnerabilidad y esas desigualdades estructurales se profundizan.

“Junto con el Municipio pudimos abordar casos puntuales de compañeras en situaciones críticas pero no vemos una política direccionada hacia nuestra comunidad. Lo hemos solicitado pero lamentablemente no recibimos respuestas”. 

“Exigimos la correcta aplicación del Cupo Laboral Trans en la ciudad porque creemos que es la herramienta para paliar esa vulnerabilidad social en la que estamos sumergidas”, sostuvo Millaqueo.

“Me entristece la idea de que no haya voluntad política de quienes tienen la obligación de garantizar una mejor calidad de vida. Me entristece ver la falta de acción y consenso a la hora de llevar adelante políticas, teniendo en cuenta que estamos hablando de vidas en completo estado de olvido”, relató Saira. 

Según estudios mencionados por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, el 94,8 % de las personas trans en Argentina no están incorporadas al mercado de trabajo formal.

“La mayoría somos trabajadoras sexuales y a raíz de la pandemia no podemos trabajar. No hay entrada de dinero, no podemos sustentar los gastos ni pagar el alquiler. Para nosotras, los problemas empeoraron”, expresó Paola Quiroga, activista transfeminista, parte de Ciudadanas Trans.

Paola está estudiando para terminar la secundaria y recibe un ingreso mensual a través del programa Potenciar Trabajo (antes Hacemos Futuro) pero “enseguida se va porque con eso voy pagando las cuentas en las que estoy atrasada”. 

“Una se deprime al tampoco tener las herramientas como para decir ‘bueno, hago esto y salgo a vender’, porque si no tenemos plata para comprar una garrafa, menos tenemos para emprender algo”, contó Paola. 

Lleva el día a día con las donaciones de alimentos que recibe y con un poco de ayuda de su familia. Atraviesa la pandemia atrasada con el pago de sus impuestos ya que no tiene un ingreso fijo y este relato se replica en el resto de sus compañeras. 

Forzadas a sobrevivir, para ellas la salida fue y es colectiva. 

“La sociedad está interpretando mucho mejor nuestros procesos, lo que falta es que el Estado lo haga y esté presente. Por ejemplo, con hacer cumplir el Cupo Laboral Trans”, remarcó Paola. 

El pasado jueves, desde Ciudadanas Trans enviaron una carta al intendente Héctor Gay solicitando la implementación “real” del Cupo Laboral Trans.  

La ordenanza fue aprobada por unanimidad en el Concejo Deliberante el 19 de septiembre de 2019. 

El Cupo Laboral Trans viene, en parte, a reparar esa idea de que las personas travestis-trans pueden tener un empleo formal y bien remunerado.

“Históricamente la comunidad trans es la que más sufre el desamparo por parte de la sociedad y del Estado, y su situación se agravó con la pandemia. No hay respuestas de parte del gobierno local ni acciones concretas para ayudar al colectivo. Es preocupante ya que la mayoría de las compañeras son trabajadoras autónomas y no poder trabajar hace que se acumulen deudas”, manifestó Pino, integrante de Furias Feria, una red de seis amigas, militantes feministas. 

Desde lo autogestivo y con el fin de ayudar, venden ropa usada "en muy buenas condiciones, a precios accesibles para todos y todas". También recaudan donaciones a través de MercadoPago. 

Con el dinero que recaudan compran alimentos y artículos de limpieza para armar bolsones y repartir a alrededor de 30 personas trans de la ciudad. 

Cualquier ayuda es bienvenida

En este momento necesitan una freidora o pastalinda para que una compañera pueda vender comida y un colchón de 2 plazas para otra. 

“Siempre nos ayudan las donaciones de muebles y electrodomésticos, o incluso de materiales como membranas y chapas para ayudar a mejorar algunos hogares a los que se les llueve el techo”.

Aceptan alimentos no perecederos y artículos de limpieza. En base a lo que recolectan, lo completan con frutas y verduras. Intentan sumar frazadas, ropa de abrigo o zapatillas, aun más en esta época del año. 

Para donar, ayudar o comprar los productos de Furias Feria pueden contactarse a través de su cuenta de Instagram @furiasferia o los siguientes números de teléfono: 2954-580238 (Pino) o 2920413794 (Mili). 

"Seguimos recolectando, pidiendo ayuda y que nos acompañen”.

0 comentarios
  • whatsapp-png-image-result-for-whatsapp-p
  • https___blueprint-api-production.s3
  • App_Store_logo
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

© 2020 NQP PRODUCCIONES | REPÚBLICA ARGENTINA