top of page
  • NQP/NOTICIAS

Comodoro Rivadavia: Pasión, fútbol y almacén: los detalles de la caída de "San La Muerte"

Los pesquisas neuquinos lo identificaron el domingo durante los festejos de un equipo barrial de Comodoro Rivadavia. Lo detuvieron este lunes cuando hacía las compras.

La caída de los criminales suelen tener elementos tan mundanos como románticos. En el caso de Octavio "San La Muerte" Godoy el folclore futbolero lo dejó fuera de juego.

San La Muerte, que asusta con su apodo, participó el pasado 12 de septiembre de la denominada fuga de los homicidas. La misma se concretó en la Comisaría 12 de Valentina Norte.

El staff en fuga lo encabezó Godoy, preso por el crimen de un violador, junto a Dardo Soria, condenado por matar a un hombre en Rincón de los Sauces, y Lucas Hernán Meriño, acusado por el homicidio de Alan Ribeiro en agosto pasado.


Poco duró la aventura para Soria y Meriño, pero los pesquisas de la Policía ya sospechaban que San La Muerte no sería una tarea fácil. Godoy, con 39 años, está totalmente jugado y sabe que con suerte verá la libertad pasando los 60 años, si es que sobrevive al submundo carcelario.


Con ese destino por delante, Godoy se fugó de la provincia y cual personaje escapado de un cuento de Jorge Luis Borges huyó rumbo al sur. En este caso, no paró hasta llegar a Comodoro Rivadavia, localidad petrolera donde el viento frío no da tregua.


Allí encontró refugio en un departamento de la barriada 30 de octubre en el sector denominado 1008 viviendas.


Los pesquisas del Departamento de Delitos de la Policía neuquina, la semana pasada se hicieron de un dato develador que ni bien lo tuvieron confirmado armaron una brigada que el viernes partió en su búsqueda.


Desde que llegaron a Comodoro, advirtieron que el frío se hace sentir y que las 1008 era un laberinto de gente por lo que realizaron un arduo trabajo de observación que parecía no tener fin hasta que un pesquisa escuchó de rebote un dato clave en la vida barrial: "el domingo se juega la final".


Los policías neuquinos, pensaron y bien, que San La Muerte ya andaría saliendo y a paso lento recobrando algo de naturalidad en su vida de fugitivo que por cierto, no es nada grata. Hay que estar siempre en alerta y listo para correr, contar con efectivo, un DNI trucho o robado y gente que brinde banca y no traicione, algo difícil de encontrar en el mundillo del hampa.


Lo cierto es que la tarde del domingo, todo el barrio rodeó el terreno de juego que era de tierra y piedra, un potrero de manual, de esos que cada caída deja marca.


El equipo Milocho, en alusión a las 1008 viviendas, jugó y ganó para delirio de la banda del 30 de octubre que festejó durante toda la tarde en las calles del barrio. El festejo estuvo regado de alcohol.


En ese tumulto de caras extrañas, un pesquisa vio el rostro de Godoy y codeó a otro y en cuestión de minutos los brigadistas estaban como perros rabiosos queriendo salir disparados sobre su presa, pero sabían que no podían y eso es lo que más los indignaba.


El razonamiento era lógico: si llegaban a tratar de frenar el jolgorio y la alegría para detener a San La Muerte, en medio de la barriada, todo se podría desmadrar.

Esperaron, esperaron y esperaron sin sacarle los ojos de encima a Godoy. Con las sombras de la tarde y la vuelta a casa de los vecinos, San La Muerte se evaporó. Pero los neuquinos no desesperaron, porque ya sabían, al menos, entre qué torres estaba. A esa altura de la incursión sureña, era todo un avance.


Desde las primeras horas del lunes, los pesquisas estuvieron recorriendo el territorio que habían acotado con apoyo de la Policía de Chubut. Cerca del mediodía, apareció caminando su objetivo: iba en alpargatas, remera blanca y pantalón corto azul. San La Muerte se había mimetizado en la vida de barrio y parecía un vecino más, de hecho, ingresó en un almacén para hacer las comprar.


Fue en ese reducido espacio que los policías lo sorprendieron y lo redujeron sin darle posibilidad a nada. Con el rostro pegado al suelo y debajo de una heladera, Godoy maldijo su suerte. Ahora, aguarda la extradición y sabe que pasará un largo periodo tras las rejas, esta vez de la U11.


Fuente: LMN

0 comentarios
bottom of page