• NQP/NOTICIAS

Comienza el juicio contra Juan Darthés por la denuncia de violación

Hoy comienza el juicio por estupro agravado contra Juan Darthés en Brasil. La denuncia la inició Thelma Fardin en Nicaragua. La investigación terminó en el procesamiento por violación agravada. Pero el actor no se presentó a la justicia y se refugió en Brasil que no permite la extradición de sus ciudadanos.



La causa estaba frenada pero la justicia brasileña decidió iniciar de oficio el proceso porque no quería que las normas locales impliquen impunidad. Por eso, un fiscal decidió pedir que se eleve la causa y un juez aceptó la demanda. Se consideraron sólidas las pruebas y pericias realizadas en Buenos Aires y Managua.


El juicio es histórico porque la denuncia de Thelma Fardin es el caso más resonante de violencia sexual en la producción audiovisual latinoamericana. Ella tenía dieciséis y él cuarenta y cinco años cuando sucedieron los hechos denunciados durante la última escala de la gira de la obra “Patito Feo”, en Managua.


Las audiencias se van a realizar el 30 de noviembre y el miércoles 1 de diciembre. Va a declarar Thelma Fardin y los testigos citados por las partes, entre otras personas, Dignity (Calu Rivero) y Anita Co. La sentencia estaba prevista para mañana. Pero por un recurso de la defensa de Darthés se va a conocer en un plazo mínimo de 30 días que puede extenderse todavía más.


A pesar que Thelma Fardin se sometió a pericias físicas y psiquiátricas en Nicaragua donde se realizó el expediente el actor pidió poner una perito psicóloga, de parte (pagada por el actor), para que evalúe a Thelma durante su declaración. El Juez aceptó la demanda y la espera de la realización ese informe privado es la causa de la dilatación en la sentencia.


La causa no puede difundirse, ni conocerse los nombres del magistrado y el fiscal porque en Brasil los casos de violencia sexual no pueden tener publicidad. La medida tiene la supuesta intención de preservar a las víctimas. Aunque en el caso de Thelma Fardin que asume una posición pública en relación a la lucha contra la violencia sexual no es una medida que la preserve, sino que intenta bajar la trascendencia pública del caso.


El juicio se desarrolla en San Pablo, pero por la pandemia se decidió que las declaraciones no sean presenciales, sino vía virtual. De todas maneras, las declaraciones no se realizan en domicilios particulares, sino en una sala especial que puso a disposición la Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres (UFEM) para poder realizar las declaratorias.


Las víctimas no pueden estar acompañadas ni de sus abogadas/os, ni de sus psicólogas u otros familiares. Los testimonios se toman a solas y tampoco puede ser abierta a la prensa por disposición de la justicia brasileña que no permite la publicidad en casos de violencia sexual.


El proceso comenzó este año y se desarrolló con rapidez. El 6 de abril la Fiscalía federal de San Pablo denunció a Juan Darthés por estupro agravado y pidió que la justicia acepte llevarlo a juicio en un plazo estimado de un año


El viernes 16 de abril se conoció que la acusación del fiscal fue aceptada por el juez federal de Brasil que decidió la apertura del juicio contra Juan Darthés. Si hasta el 16 de mayo el juez no aceptaba el proceso la causa podía prescribir en Brasil. Pero lo aceptó y un mes antes del ultimátum del calendario.


Los tiempos fueron veloces. Tampoco hubo que esperar al 2022 para el inicio del juicio. La parte fuerte del proceso se va a llevar adelante el 30 de noviembre y el 1 de diciembre, salvo que el tiempo no alcance para las audiencias.


La sentencia podría estar para el 30 de diciembre o, si treinta días no son suficientes, para el año siguiente. La denuncia empezó en diciembre del 2018 en Managua y casi dos años después va a llegar a juicio.


Es la primera vez que tres ministerios públicos fiscales (de Brasil, Nicaragua y Argentina) colaboran en un caso de violencia sexual. Hasta ahora la cooperación internacional se daba en situaciones de trata de personas o narcotráfico. Por eso, la causa, tiene una trascendencia jurídica relevante para la región.


El caso de Thelma Fardin fue tomado como un litigio estratégico y respaldado por Amnistia Internacional como una causa de derechos humanos de las mujeres. En la Argentina el abogado de Thelma es el ex Juez Martín Arias Duval y en Nicaragua la abogada Eilyn Margarita Cruz Rojas.


El juicio se desarrolla en Brasil porque Darthés es ciudadano brasileño y se escapó a ese país después de la denuncia de Thelma. En Argentina existe la extradición y era previsible que, ante el alerta roja de Interpol, hubiera sido extraditado a la justicia nicaragüense.


En Brasil no se extradita a sus ciudadanos, pero sí se puede juzgar en su territorio a los brasileños por delitos cometidos en otros países. El magistrado a cargo de la causa cuenta con toda la prueba producida en Nicaragua, con la prueba producida en la UFEM y va a escuchar las declaraciones de la denunciante y de las testigos.


En Brasil tomaron el caso de oficio porque no querían que el país sea considerado un paraíso de impunidad en los casos de violencia sexual. Darthés va a serjuzgado como brasileño por las acciones realizadas en Nicaragua, en el 2009, durante la gira de la serie “Patito Feo” cuando él tenía 45 años y ella 16.

La acusación de la fiscalía se basa en los artículos 213, 223 y 226 del Código Penal brasileño. Los delitos de los que se lo acusa son estupro (tener acceso carnal con una mujer mediante violencia o grave amenaza), con una pena prevista de seis a diez años de prisión.


El Código Penal brasileño tuvo modificaciones pero, si se toma la redacción que estaba vigente en el momento de los hechos, la pena puede aumentar de ocho a doce años si se considera que la violencia generó lesiones graves.


La fiscalía considera que el rol que ocupaba Darthés como el único actor adulto (de 45 años) en un contingente de adolescentes, durante la gira de “Patito Feo”, en Nicaragua, cuando Thelma Fardin tenía 16 años, constituye un agravante por su relación jerárquica y la asimetría de poder.


El artículo 226 del Código Penal brasileño estipula que si se trata de un padrastro, tío, compañero, tutor, preceptor, empleador o cualquier otro título con autoridad sobre la víctima el delito se agrava. Y, en ese caso, la pena máxima puede llegar a los 18 años de prisión.


La fiscalía brasileña evaluó el expediente y consideró que Thelma Fardin sufrió lesiones, incapacidad para sus ocupaciones habituales y peligro por la dimensión de los traumas por lo sufrido en mayo del 2009, en Managua, en la última escala de la gira de “Patito Feo” por Centroamérica.


Darthés vive en Brasil y llega al juicio en libertad. La fiscalía no pidió la prisión preventiva porque no consideran que exista peligro de fuga, ya que como el actor tiene un pedido de captura de Interpol (que no está publicado en Internet porque en los casos de abuso se reserva la información para preservar la identidad de las víctimas) sería detenido si intenta cruzar la frontera brasileña para volver a Argentina o querer irse a otro país.

Fuente: Infobae


0 comentarios