• NQP/NOTICIAS

Cómo escapan de los anticuerpos de la vacunación y la infección las nuevas subvariantes de Ómicron

La BA.4 y BA.5 están causando infecciones y reinfecciones en personas que han sido vacunadas o se recuperaron tras las BA.1 o BA.2. La carrera de la ciencia por lograr vacunas que provoquen una respuesta inmunitaria más fuerte

Los niveles de anticuerpos neutralizantes que provocan una infección o vacunas previas son varias veces más bajos contra las subvariantes BA.4 y BA.5 en comparación con el coronavirus original

La ciencia da pelea. Y el coronavirus también. Las subvariantes BA.4 y BA.5 de Ómicron parecen escapar de las respuestas de anticuerpos entre las personas que tenían una infección previa de COVID-19 y aquellas que fueron vacunadas y reforzadas por completo. Así lo revela nuevos datos de investigadores del Centro Médico Beth Israel Deaconess, de la Escuela de Medicina de Harvard.


Los virus están en constante cambio y evolución. Y el coronavirus SARS-CoV-2 no es la excepción. A la última variante de preocupación conocida como Ómicron descubierta en Sudáfrica a fines de noviembre del año pasado y que desplazó a la más mortal Delta, le sucedieron nuevas subvariantes como BA.2 que es hasta un 30% más contagiosa. Ahora, dos subvariantes, llamadas BA.4 y BA.5 se están propagando rápidamente también en el país del continente africano lo que provoca que los casos de COVID-19 aumenten nuevamente.

Es por esto que los fabricantes de vacunas ya están trabajando en inyecciones que podrían provocar una respuesta inmunitaria más fuerte contra las variantes.


Los niveles de anticuerpos neutralizantes que provocan una infección o vacunas previas son varias veces más bajos contra las subvariantes BA.4 y BA.5 en comparación con el coronavirus original, según la nueva investigación publicada en el New England Journal of Medicine el miércoles.


“Observamos reducciones de 3 veces en los títulos de anticuerpos neutralizantes inducidos por la vacunación y la infección contra BA4 y BA5 en comparación con BA1 y BA2, que ya son sustancialmente más bajos que las variantes originales de COVID-19″, dijo el doctor Dan Barouch, autor del artículo, y director del Centro de Virología e Investigación de Vacunas del Centro Médico Beth Israel Deaconess en Boston.


Agregó que los datos que manejan sugieren que estas nuevas subvariantes de Omicron probablemente podrán provocar aumentos repentinos de infecciones en poblaciones con altos niveles de inmunidad a la vacuna, así como inmunidad natural BA1 y BA2. “Sin embargo, es probable que la inmunidad de la vacuna aún brinde una protección sustancial contra enfermedades graves con BA4 y BA5″, dijo el especialista.


Recientemente descubrieron que los virus BA.4 y BA.5 tenían más probabilidades de escapar de los anticuerpos de la sangre de adultos completamente vacunados y reforzados en comparación con otras subvariantes de Omicron, lo que aumenta el riesgo de infecciones por covid-19 innovadoras en la vacuna.


Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. estiman que el 94,7 % de la población EEUU de 16 años o más tiene anticuerpos contra el coronavirus que causa el COVID-19 a través de la vacunación, la infección o ambas.


BA.4 y BA.5 causaron aproximadamente el 35 % de las nuevas infecciones por COVID-19 en Estados Unidos la semana pasada, frente al 29% de la semana anterior, según datos compartidos el martes por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. Ambas son las variantes de propagación más rápida reportadas hasta la fecha, y se espera que dominen la transmisión de COVID-19 en los Estados Unidos, el Reino Unido y el resto de Europa en las próximas semanas, según el Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades.


El Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés) alertó que las subvariantes de Ómicron BA.4 y BA.5 se convertirán en “dominantes” en toda la Unión Europea (UE), lo que “probablemente dará lugar a un aumento de los casos de COVID-19 en las próximas semanas”.


A través de su último informe, el ECDC explicó: “la mayoría de los países de la Unión Europea/Espacio Económico Europeo (UE/EEE) han detectado proporciones bajas de las subvariantes BA.4 y BA.5 del SARS-CoV-2, sin embargo, muchos han visto un aumento en las últimas semanas. En Portugal, BA.5 se ha convertido en la variante dominante de SARS-CoV-2 y las proporciones crecientes de BA.5 han ido acompañadas de un aumento en los casos de COVID-19. La ventaja de crecimiento informada para BA.4 y BA.5 sugiere que estas variantes se volverán dominantes en toda la UE/EEE, lo que probablemente resulte en un aumento de los casos de COVID-19 en las próximas semanas”


El investigador en virología del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y miembro de Proyecto País, el consorcio de genómica del coronavirus del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Argentina, el doctor Humberto Debat, sostuvo en una nota reciente a Infobae: “Sus trayectorias de crecimiento, aumento de frecuencia y desplazamiento de otros sublinajes en los Estados Unidos y Sudáfrica indican una ventaja de transmisión significativa que probablemente resultará en una mayor expansión, como se está observando en países como Portugal, donde BA.5 es actualmente dominante”.


Debat sumó: “Esos sublinajes se diferencian de otras versiones de Ómicron por algunas mutaciones de interés específicas. Por ejemplo, la mutación adicional en la proteína de la Espiga en la posición L452 (que ya habíamos visto en las variantes Delta y Lambda) se encuentra tanto en BA.2.12.1 como en BA.4/5 y facilita el escape de algunos anticuerpos y aumenta la infectividad viral. “También la mutación F486V encontrada en BA.4/5 facilita el escape a diversos anticuerpos. En términos generales, de acuerdo a diversos estudios, BA.2.12.1 es 1,8 veces más resistente a los sueros de individuos vacunados y con dosis de refuerzo que BA.2 (el sublinaje dominante en nuestro país)”.


COVID-19: ¿sabemos realmente hasta donde tiene capacidad para mutar?

En el artículo del New England Journal of Medicine, entre 27 participantes de la investigación que habían sido vacunados y reforzados con la vacuna contra el coronavirus de Pfizer/BioNTech, los investigadores encontraron que dos semanas después de la dosis de refuerzo, los niveles de anticuerpos neutralizantes contra las subvariantes de Ómicron eran mucho más bajos que los respuesta contra el coronavirus original.


“Nuestros datos sugieren que el COVID-19 todavía tiene la capacidad de mutar aún más, lo que resulta en una mayor transmisibilidad y un mayor escape de anticuerpos”, escribió Barouch en el correo electrónico. “A medida que se levantan las restricciones pandémicas, es importante que permanezcamos atentos y sigamos estudiando nuevas variantes y subvariantes a medida que surjan”.


Los expertos dicen que se necesita más investigación para determinar qué significan exactamente los niveles de anticuerpos neutralizantes para la efectividad de la vacuna y si surgirían hallazgos similares entre un grupo más grande de participantes.

Otro estudio, publicado en Nature, encontró que Ómicron puede desarrollar mutaciones para evadir la inmunidad provocada por tener una infección previa con BA.1, lo que sugiere que los refuerzos de vacunas basados en BA.1 pueden no lograr una protección de amplio espectro contra nuevas subvariantes de Omicron como BA.4 y BA.5.


“Creo que me preocupa un poco que las personas que lo han tenido tal vez recientemente tengan una falsa sensación de seguridad con BA.4 y BA.5 en aumento, porque hemos visto algunos casos de reinfección y he visto algunos casos de reinfección con personas que tenían una variante BA.2 en los últimos meses”, dijo el doctor Wesley Long, patólogo experimental del Hospital Metodista de Houston.


“Las reinfecciones serán bastante inevitables hasta que tengamos vacunas o mandatos generalizados que eviten que los casos vuelvan a aumentar. Pero la buena noticia es que estamos, creo, en un lugar mucho mejor que sin las vacunas”, agregó el experto.

El refuerzo de la vacuna bivalente COVID-19 de Moderna, llamado mRNA-1273.214, provocó una respuesta inmune “potente” contra las subvariantes BA.4 y BA.5 de Omicron. Esta candidato a vacuna de refuerzo bivalente contiene componentes tanto de la vacuna COVID-19 original de Moderna como de una vacuna que se dirige a la variante Omicron.


“Ante la evolución continua del SARS-CoV-2, nos alienta mucho que el ARNm-1273.214, nuestro principal candidato a refuerzo para el otoño, haya mostrado altos títulos neutralizantes frente a las subvariantes BA.4 y BA.5″, dijo Stéphane Bancel, director ejecutivo de Moderna. “Presentaremos estos datos a los reguladores con urgencia y nos estamos preparando para suministrar nuestro refuerzo bivalente de próxima generación a partir de agosto”, agregó Bancel.


Los datos que Moderna, que no se han publicado en una revista revisada por pares, mostraron que un mes después de que se administrara una dosis de 50 microgramos de la vacuna mRNA-1273.214 en personas que habían sido vacunadas y reforzadas, la vacuna provocó “potentes respuestas de anticuerpos neutralizantes” contra BA.4 y BA.5, aumentando los niveles 5,4 veces en todos los participantes, independientemente de si tenían una infección previa.


Estos niveles de anticuerpos neutralizantes fueron aproximadamente 3 veces más bajos que los niveles neutralizantes informados anteriormente contra BA.1, dijo Moderna.


Los datos de Moderna sugieren que “el refuerzo bivalente podría conferir una mayor protección contra las cepas Ómicron BA.4 y BA.5 que volver a administrar la vacuna original para aumentar la protección en toda la población. Aunque la información se basa en los niveles de anticuerpos, las compañías comentan que niveles similares de anticuerpos protegidos contra enfermedades clínicas causadas por otras cepas es la primera sugerencia de un ‘correlato inmunitario’ emergente de protección, aunque se espera que este estudio en curso también evalúe las tasas de enfermedades clínicas.


Penny Ward, médico farmacéutico independiente y profesor visitante de medicina farmacéutica en el King’s College de Londres, sostuvo al respecto: “Se informó anteriormente que la vacuna bivalente se tolera bien con efectos ‘reactogénicos’ temporales similares a los que siguen a la inyección de refuerzo univalente, por lo que podemos anticipar que esta nueva vacuna mixta debería tolerarse bien. A medida que nos acercamos al otoño con variantes de Ómicron que dominan el panorama de la infección por covid, ciertamente tiene sentido considerar el uso de esta nueva vacuna bivalente, si está disponible”.


Los investigadores están encontrando una increíble cantidad de diversidad en el coronavirus, pero también lo están secuenciando a un ritmo sin precedentes. Desde enero de 2020 se ha subido a la popular plataforma de datos GISAID la cifra récord de 11 millones de genomas del coronavirus SARS-CoV-2. En cambio, los investigadores han subido alrededor de 1,6 millones de secuencias del virus de la gripe a la base de datos EpiFlu de GISAID desde mayo de 2008.

Sin embargo, según Andrew Rambaut, biólogo evolutivo en la Universidad of Edimburgo y miembro de la Red Pango, quedan muchos interrogantes sobre la evolución del coronavirus, ya que la secuenciación está casi ausente en algunas partes del mundo y algunos países con brotes intensos están reduciendo la vigilancia genómica.


La atención en el árbol genealógico de las variantes es clave


Al nombrar una variante, el comité de Pango utiliza un sistema jerárquico que indica la historia evolutiva de la variante y cuándo se detectó en relación con otras. Las letras iniciales del nombre reflejan el momento en que Pango dio una etiqueta al linaje, siguiendo una secuencia de la A a la Z, luego de la AA a la AZ, de la BA a la BZ, y así sucesivamente.


Separados por un punto, los números siguientes indican el orden de las ramas de ese linaje. Por ejemplo, BA.1, BA.2, BA.3, BA.4 y BA.5 son las cinco primeras ramas que descienden de un ancestro original de Ómicron. Y BA.2.12.1 es el duodécimo linaje que se ramifica a partir de BA.2, y la primera rama con nombre en esa duodécima mata. Todas las subvariantes son variantes, pero los investigadores utilizan el primer término cuando quieren dar a entender que los linajes pertenecen a una agrupación mayor, como Ómicron.


Si una variante evade el sistema inmunitario de forma mucho más eficaz que otras en circulación, provoca una enfermedad más grave o es mucho más transmisible, la OMS podría determinar que es una “variante de preocupación” y cambiar su nombre por una letra griega. Por ejemplo, las múltiples mutaciones preocupantes de una variante etiquetada como B.1.1.529 el año pasado, junto con su rápido aumento, hicieron que la OMS cambiara su nombre a Ómicron en noviembre de 2021. Mientras que los nombres técnicos de Pango están pensados para ayudar a los investigadores a seguir la evolución del coronavirus, el sistema de la OMS da prioridad a la facilidad de comunicación con el público.


Las subvariantes BA.4 y BA.5 son 4,2 veces más resistentes y, por lo tanto, a nivel teórico es más probable que provoque infecciones en personas que ya tuvieron la infección o que están vacunadas que conforman la mayoría de la población, advirtió Debat. “Esta gran capacidad de evasión de esos sublinajes sugieren que es probable que impulsen más infecciones en los próximos meses. Predecir hoy si BA.4/5 o BA.2.12.1 serán dominantes en nuestra región va más allá de las propiedades biológicas de los sublinajes. La realidad a nivel poblacional es mucho más compleja que los ensayos de neutralización in vitro. También si bien es entendible que estemos atentos a Ómicron y sus sublinajes que representan casi la totalidad de las muestras relevadas a nivel global, debemos tener en cuenta que las variantes de preocupación que llegaron a ser globalmente dominantes del coronavirus, como Alpha, Delta y Ómicron, surgieron de forma estocástica e independiente”, afirmó el científico.

0 comentarios