• NQP/NOTICIAS

Bahía Blanca: 500 kilos de droga: ordenan la apertura compulsiva del celular de la detenida

El contenido del Iphone de Brisa Mora permitiría profundizar la investigación. La Justicia habilitó el uso de la "fuerza mínima" para obtener el patrón de desbloqueo por huella u ojo.

La Cámara Federal de Bahía Blanca confirmó lo dispuesto por el juez Walter López Da Silva y ordenó el desbloqueo compulsivo del celular de la única detenida por los 500 kilos de droga.


El Iphone 11 pro max, que fue secuestrado pero hasta el momento no pudo ser abierto mediante la tecnología -la chica se negó a ofrecer voluntariamente su habilitación-, podría ser clave para avanzar en la investigación, pese a que ya pasaron más de 70 días del procedimiento realizado la madrugada del 19 de marzo.


Fue en una vivienda de la cortada de Cerro de la Caballada al 400 que encontraron la droga y detuvieron a Brisa Aylén Mora (19), tras una vigilancia encubierta hasta que llegó al lugar.


A esa casa la Policía había llegado tras el llamado de un vecino al 911, que había advertido un portón abierto y sospechaba de un robo.


Cuando el personal del Comando de Patrullas arribó, avanzó hacia el interior ante la posible presencia de delincuentes y grande fue la sorpresa al hallar más de 500 kilos de marihuana prensada en panes y 5 kilos de cocaína.


"batalla" contra un celular, el auto sospechoso y el destino de 500 kilos


El juez López Da Silva, a cargo de la causa, había ordenado el procedimiento compulsivo del teléfono, luego de que Mora se negase a desbloquearlo.


La defensa de la joven apeló la medida y solicitó su nulidad, por entender que violaba los derechos de la chica (intimidad y privacidad), pero la Cámara, con los votos de los doctores Pablo Candisano Mera y Silvia Fariña, confirmó la decisión.

Filmada y con testigos

Se habilitó a que la diligencia se realice filmada y en presencia de testigos, para garantizar la misma, con el fin de obtener el patrón de desbloqueo de origen dactilar o del iris de los ojos.


El acto se haría en la sede de la Gendarmería a fin de conectar directamente el dispositivo con el sistema UFED, para el peritaje completo, con descarga y análisis de datos.


La Cámara consideró que la medida es "necesaria, razonable, pertinente y útil" para determinar "otros posibles eslabones de la cadena de tráfico, su grado de participación y demás circunstancias del hecho".


La naturaleza del delito y la gran cantidad de estupefacientes "imponen no descartar a estas alturas que otras personas aún no señaladas en la causa podrían estar involucradas o posibles lugares donde se almacenasen más cantidades".


Los camaristas diferenciaron la situación y aclararon que no buscan una autoincriminación sino analizar el objeto de la prueba, desde que el sujeto investigado (Mora) es portador de la misma.


En caso de volver a negarse a proporcionar sus datos biométricos, se podrá usar la fuerza mínima indispensable para obligarla a colocar su dedo sobre el lector de huellas o su rostro/iris frente a la cámara del Iphone.


Si la cláusula constitucional que proscribe la compulsión de autoincriminación no es alcanzada por medidas físicas, como ruedas de reconocimiento, radiografías o hasta la extracción compulsiva de sangre, menos en un caso así, donde la invasión es inferior, consideró la Cámara.

La ley y los desafíos

Los jueces dijeron que a partir de los "vertiginosos avances tecnológicos", el núcleo duro de evidencias de una investigación, que antes se encontraba en soportes físicos, hoy está en los dispositivos electrónicos.


"La era digital contemporánea produce la necesidad y el gran desafío de los organismos llamados a investigar y juzgar los delitos de readecuar la interpretación de las herramientas procesales vigentes –que fueron dictadas en un momento determinado (en el caso, en 1991, donde el proceso de informatización masiva resultaba incipiente)– a la realidad del momento", sostuvo la Cámara.


"La circunstancia de su falta de previsión legislativa, lejos de representar un impedimento para la realización probatoria –como pretende la defensa- implica una adaptación de la normativa a las circunstancias actuales", se explicó.


Fuenta: LN

0 comentarios