• NQP/NOTICIAS

B. Blanca: El abogado de la familia de Agustina afirma que el policía “quiso matar a todos”

Sebastián Martínez intentará agravar el delito que se le imputa a Rodrigo Delgado, al plantear la tentativa de homicidio por haber disparado contra cualquiera de los que estaban en la fiesta.

Sebastián Martínez es el abogado de la familia de Agustina Galarza y en diálogo con un medio local analizó la declaración de Rodrigo Delgado, el policía que causó la muerte de la joven luego de disparar contra el frente de la casa donde se estaba celebrando una fiesta, en Darregueira al 2500.


“De la propia declaración, por sentido común, hay situaciones que chocan contra la lógica. Hay una parte que dice que mientras disparaba, el hermano y el amigo intentaban que no lo hiciera, agarrándolo de la cintura y de la mano que no es hábil. Si tenían intenciones de evitar los disparos, deben haber ejercido alguna fuerza y pese a eso acertó los disparos contra el frente de la casa”, consideró.


Luego sintetizó que “uno, por sentido común, duda porque todos los disparos terminaron contra el frente del domicilio. El alcohol tampoco le impidió tener puntería. La causa recién está iniciando y habrá que establecer si el resto de los implicados tuvieron alguna participación”.

“La pregunta es por qué lo vuelven a llevar al lugar donde disparó en lugar de insistir en que se quede en su casa, hay que ver si alguna de las dos personas tuvieron un grado de intervención. Cada persona es responsable de lo que hace y la Justicia tiene la obligación de sancionar conductas, por menores que sean en un delito de mayor gravedad”, agregó el letrado.


En otro tramo de su testimonio entendió que “si los que acompañaban a Delgado cometieron algún delito deberían ser investigados, juzgados y si son culpables ser condenados, no me parece correcto que sean transformados en testigos. La causa recién está en los inicios y las contradicciones serán profundizadas para determinar quién dice la verdad y quién miente. Es muy difícil reconstruir de manera exacta un hecho pasado, lo que la Justicia intenta encontrar la mayor cantidad de certezas a partir de testimonios”.


“Hay algo mucho más grave, esta persona disparó contra una casa donde había varias personas, si se le imputa el homicidio de Agustina estoy aceptando que hubo un dolo eventual, la intención de matar a alguien. La tuvo al momento de comenzar a disparar, ella recibió los disparos, pero qué hacemos con el resto de los que estaban en la fiesta, porque pudo haber matado a cualquier otro”, reflejó.


Asimismo, destacó que “para mi, jurídicamente, la calificación debe de ser ampliada hacia el resto de los que estaban en la casa. Creo que hay argumentos suficientes para hablar de tentativa de homicidio para con los demás que se encontraban en la fiesta. Su intención de matar está al comienzo de los disparos, que se haya producido la muerte de Agustina no califica el hecho, se analiza la intención más allá del resultado”.


“La Fiscalía está diciendo que tuvo intención de matar, el testigo dueño de la casa les advirtió a los presentes que se agachen, muchos se salvaron porque se tiraron al piso, menos Agustina que no llegó a hacerlo. El calibre 9 milímetros es un medio idóneo para matar y si disparó contra el frente de una casa, pudo haber tenido intención de matar a todos”, aseguró Martínez.


Sobre la premeditación con la que actuó Delgado, aseveró: “Si le pegaron a él o al hermano, pudo haber llamado al 911, a una comisaría o algún compañero. Siendo policía, lo cual agrava el hecho, optó por ir a su casa, buscó el arma reglamentaria y vació el cargador sabiendo que había muchas personas en el interior. No fueron disparos para generar amedrentamiento, dice no recordar muchas cosas pero sí hizo un croquis de la casa, es muy parcial lo que se acuerda”.


“Tuvo la capacidad y lucidez de que, las vainas que quedaron en el piso, no queden en el piso, tengo conocimiento off the récord que el arma fue encontrada al lado de la casa donde él vivía, más precisamente en un terreno baldío. Hay un hecho lamentable y criticable que no tiene vuelta atrás que es la muerte de Agustina, innecesaria e incalificable por donde se la mire”, agregó, sobre el segmento final de la nota.


Y no vaciló: “Esta persona quiso matar y lo hizo sin importar quién estaba adentro. Si tenía otro cargador, seguía disparando. El abuso de armas contra el resto de las personas que estaban en la fiesta es, de mínima, el otro delito que cometió. El resultado muerte no cambia el delito, lo que tengo que imputar es lo que él tuvo intención de hacer al comienzo de los disparos. La Fiscalía habla de un dolo eventual, se representó la posibilidad de matar”.


“No hay que cargar en la institución policial si hay personajes desequilibrados que terminan manchando al organismo. Esto debe generar una revisión en cuanto a procesos de selección y que esta persona no estaba apta para llevar el uniforme, portar un arma y desempeñarse como policía es evidente. Estoy enfocado en que termine siendo condenado en el delito que cometió, defendiendo los intereses de la familia”, dijo.


Por último, Martinez aclaró que “por ahora se trata de un homicidio agravado por el uso de arma de fuego, pero cuando una persona comete varios delitos, los mismos se suman, manteniendo el mínimo de pena. Habrá que ver si logramos que imputen otras tentativas de homicidio, para eso habrá que ver si se considera o no el dolo eventual. Es un tema que va a traer discusión, pero a la madre de Agustina no le van a devolver a su hija. Un mínimo de justicia es lo que se va a pedir”.


Fuente: LB24

0 comentarios