• NQP/NOTICIAS

Alemania teme un rebrote de covid por la variante delta y prepara también su pasaporte sanitario


Berlín - En momentos en que cada vez más países -como Francia, Italia, Grecia y Australia- limitan la normalización de la vida social y la recreación a las personas vacunadas contra el covid-19, el Gobierno de Alemania, líder de la Unión Europea (UE), estudia aplicar la misma política ante un previsible aumento de los contagios debido a la expansión de la variante delta.


Los no vacunados probablemente enfrentarán a nuevas restricciones si los contagios siguen aumentando en el país, dijo ayer Helge Braun, el jefe de Gabinete de la canciller Angela Merkel.


“Las personas vacunadas tendrán definitivamente más libertad que las no vacunadas”, señaló el funcionario al periódico Bild am Sonntag. Por el momento, a diferencia de lo que ocurre en Francia desde la semana pasada, los alemanes pueden acudir a restoranes, cines, teatros y espectáculos deportivos si están totalmente vacunados o pueden presentar un test negativo reciente. Sin embargo, si las tasas de infección siguen aumentando, las personas no vacunadas tendrán que reducir también sus contactos, dijo Braun.


“Esto podría significar que la visita a lugares como restaurantes, cines y estadios ya no sería posible ni siquiera para las personas no vacunadas que se hayan sometido a pruebas porque el riesgo es demasiado alto”, indicó. Varios países encuentran dificultades para generar “inmunidad de rebaño” y terminar de controlar la pandemia por la resistencia de algunos sectores sociales a vacunarse.


Según Braun, el país tiene el deber de proteger la salud de las personas. “Esto incluye un servicio sanitario que no tenga que volver a posponer las operaciones de cáncer y de articulaciones en invierno (boreal) para tratar a los pacientes de covid”.


Tendencia


Alemania está registrando cifras de contagio bajas en comparación con sus vecinos europeos, pero los casos han ido en aumento en las últimas dos semanas, alimentados por la variante delta. La semana pasada, Merkel se mostró preocupada por la “dinámica clara y preocupante” del aumento de casos, e instó al mayor número posible de alemanes a vacunarse.


“Si la variante delta siguiera extendiéndose a este ritmo y no la contrarrestáramos con una tasa de vacunación muy alta o con un cambio de comportamiento, tendríamos una incidencia de 850 (infectados por cada 100.000 habitantes) en solo nueve semanas”, dijo. “Eso equivaldría

a 100.000 nuevas infecciones por día”, señaló, a la vez que recordó el efecto nocivo que implicaría restablecer las cuarentenas.


“El impacto en los procesos de trabajo en las fábricas sería enorme. Ya lo estamos viendo en el Reino Unido”, enfatizó.


Braun instó a los alemanes a vacunarse. Alrededor del 60% de los 83 millones de alemanes se han vacunado por primera vez y cerca del 48% están completamente vacunados.


0 comentarios