top of page
  • NQP/NOTICIAS

Alberto Fernández quiere recuperar protagonismo mientras Cristina Kirchner prepara su reaparición

El Presidente fue enfático en el Coloquio de Idea, frente a los empresarios, y cree haber retomado la iniciativa. Mientras espera que llegue el 17 de noviembre, la vice presiona para obtener resultados económicos.

“Como decía Atahualpa Yupanqui, mi amigo soy yo, pero con otro cuero.” Esas palabras usó Alberto Fernández para despedir a su Claudio Moroni. Esa frase, casi como una pequeña rebeldía, contiene todo lo que rechaza Cristina Kirchner del Presidente: la cita a un músico y la reivindicación del ahora exministro de Trabajo, un “funcionario que no funciona”, según el criterio de la vice.


El Presidente cree haber retomado cierta iniciativa, en un momento sensible para los otros dos fundadores del espacio. En especial, Sergio Massa, complicado en la tarea de enderezar el barco. La inflación de 6,2% en septiembre es una mala noticia y nutre a sectores del kirchnerismo que presionan por un acuerdo de precios, salarios y tarifas. La vieja receta de control y congelamiento, que el ministro de Economía rechaza.


La vicepresidenta espera que se cumplan dos de sus pedidos. Uno es el subsidio para indigentes, una medida que implica abrir el grifo de fondos que Massa regula para cumplir con las metas del Fondo Monetario Internacional (FMI). El segundo reclamo es un bono para los trabajadores, una idea en la que pone énfasis su consejero económico, Axel Kicillof.


“Cristina está mucho mejor de ánimo”, afirma un dirigente. Desde que ocurrió el ataque frente al departamento de Recoleta, el impacto personal del episodio se volvió una nueva preocupación en el círculo que la frecuenta. La falta de definición sobre cuestiones partidarias y el repliegue sobre la coyuntura puso al kirchnerismo en stand by.


De a poco, la rueda volvió a girar. La reaparición de Cristina Kirchner en un acto masivo ya tiene fecha: el 17 de noviembre. Ese día, en 1972, fue el regreso de Juan Domingo Perón al país, después de 18 años de exilio en España. La foto que inmortalizó esa vuelta fue la de José Ignacio Rucci sosteniendo el paraguas negro para que el General no se moje con la lluvia.


“Perón volvió. Cristina también”, se ilusiona uno de los organizadores de la movilización por el Día de la Militancia. Es probable que justo para esos días, ella también ejerza la presidencia porque Fernández se dispone a viajar el 15 y 16 de noviembre a Bali, Indonesia, para asistir a la cumbre del G20.


La vicepresidenta agendó esa fecha del calendario peronista, pero pasa de largo de la que toca en dos días: el 17 de octubre.

Alberto Fernández no fue invitado ni tampoco armó ningún encuentro por el 17 de octubre. Es insólito porque él preside el Partido Justicialista.

El lunes el peronismo estará partido en varios escenarios. La CGT lanza su corriente partidaria en Obras Sanitarias, por la mañana. Los movimientos sociales alineados, aunque con quejas, con el Gobierno, convocaron una juntada en La Matanza.


La expectativa está puesta en la Plaza de Mayo. Allí confluirán La Cámpora y el sindicalismo más combativo, encarnado por Camioneros y la CTA. Calculan (o desean) unas 80 mil personas.


La actividad fue muy discutida internamente porque hay un sector que considera realmente que no hay clima para una movida así. Cortar el centro un día laborable y exhibir la estructura de colectivos y militancia por un festejo partidario es una muestra de ajenidad a los problemas de la sociedad.


Máximo Kirchner terminó de avalar su participación recién el martes. No está confirmado quiénes serán los oradores, pero sí algunos de los ejes del documento:

  • Combatir a la inflación

  • Revalorizar el rol del Estado en la planificación de la economía

  • Controlar el comercio exterior

  • Rediseñar del sistema financiero

  • “Restauración” de un Poder Judicial “ecuánime”

Alberto Fernández no fue invitado ni tampoco armó ningún encuentro. Es insólito porque él preside el Partido Justicialista. En la Casa Rosada anticipan que seguramente encabece alguna actividad oficial con el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis.


El Presidente se repliega sobre un círculo cada vez más chico, pero no pierde la esperanza de recuperarse, cuando ve tambalear a sus socios. Massa está agobiado por la inflación, y Cristina Kirchner está en la cuenta regresiva de su suerte judicial, con definiciones en las causa Hotesur y Vialidad, antes de que termine el año.


A tono con este renovado interés de ganar protagonismo interno, el discurso de Fernández en el Coloquio de IDEA fue elaborado para diferenciarse del kirchnerismo: “En este Gobierno, ¿alguien les pidió un centavo para hacer pública?” Teléfono para Julio De Vido, José López y su propia vice.


“Quiere mostrar autoridad a destiempo y enojado. Ahora no sirve”, dice un colaborador que siempre lo respaldó y no ve viable su proyecto de reelección.



0 comentarios
bottom of page