• NQP/NOTICIAS

Administrar el comercio: la receta del equipo económico para frenar la salida de dólares

Frente a la sangría de reservas del Banco Central, Martín Guzmán, Miguel Pesce y Daniel Scioli coordinan acciones para priorizar las importaciones productivas. Buscan incentivar la venta de soja por parte de los productores.

La administración de los dólares para las importaciones en el eje de la agenda de Martín Guzmán, Miguel Pesce y Daniel Scioli (Foto: Ministerio de Economía)

La falta de dólares volvió al centro de la escena a poco de terminar el segundo trimestre, habitualmente el de mayor nivel de ingreso de divisas y atesoramiento por parte del Banco Central (BCRA). Pero el cuello de botella actual, en medio de la liquidación récord del campo y compras en máximos de energía, encendió las alarmas en el Gobierno, que busca mecanismos para evitar una mayor sangría de divisas.


En ese contexto, se apunta a “priorizar” compras al mundo, una mayor administración del comercio, con mayor cerrojo a los importadores, antes que a reforzar el cepo para otros sectores, como servicios, turismo o atesoramiento. Incluso hubo empresarios que le sugirieron coordinar importaciones desde las cámaras sectoriales.


A la vez, se analizan mecanismos para impulsar a los productores a desprenderse más rápido que tarde de la soja que mantienen como reserva de valor. Según el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, los productores tienen en su poder oleaginosa valuada por US$ 2500 millones, que debió haber ingresado ya al mercado pero cuya comercialización se ralentiza en medio de los altos precios internacionales.


Qué opciones tiene el Gobierno para frenar la salida de dólares


El ministro de Desarrollo Productivo, Daniel Scioli, y Pesce dieron señales este fin de semana sobre el rumbo que seguirá el Gobierno ante la falta de dólares. Descartaron un nuevo torniquete cambiario. Apuntaron a una coordinación, con el ministro de Economía, Martín Guzmán, para frenar “posibles maniobras especulativas” y fortalecer la disponibilidad de divisas para las importaciones productivas.


Scioli insistió en la necesidad de “exportar más” para generar los dólares que requiere el país y, mientras, “fijar prioridades, garantizar divisas para los sectores productivos y no para la especulación”. Manifestó que se abocará “empresa por empresa, sector por sector”, dijo este domingo al diario Clarín.


“Tenemos que estar atentos porque cuando hay brechas muchas veces puede haber algún tipo de maniobra para hacerse de dólares. Lo que yo no puedo estar reclamando es divisas para productos que se pueden fabricar acá. Hoy estamos en la etapa de sustitución de importaciones”, resaltó el funcionario.


Pesce sumó que se busca “superar el cuello de botella por las importaciones de energía a través del mejoramiento del sistema de pago y la administración del comercio, para que no haya maniobras especulativas de los que importan más de lo que necesitan o buscan estoquearse de productos importados”, enumeró.


“Todo el tiempo estamos evaluando la situación. No es un cepo ni busca restringir importaciones para el crecimiento. Necesitamos mejorar el financiamiento de las importaciones y evitar especulaciones. Si es necesario se tomarán medidas acordes”, sostuvo el jefe del BCRA en declaraciones a radio AM750.


Este miércoles el INDEC dará a conocer el intercambio comercial argentino (ICA) de mayo de 2022 y el acumulado en cinco meses, con los datos de exportaciones e importaciones. Se descuenta que las ventas al mundo crecieron, pero lo hicieron más las compras al exterior y que podrían estar por encima de los US$7500 millones, un máximo en más de una década.


La “manta corta” del Gobierno: entre administrar los pocos dólares disponibles y una devaluación abrupta


Las compras al mundo récord, alertan economistas, obligará al Gobierno a un refuerzo sobre las importaciones. Sea con nuevos mecanismos o ampliación de los sectores que no están autorizados de manera automática a acceder al dólar oficial.


El economista Ricardo Delgado, de la consultora Analytica, consideró que administrar el comercio “es un camino menos doloroso que devaluar en este contexto de escasez aguda de reservas”.


El analista reforzó que una nueva restricción en el acceso a los dólares oficiales por parte de los importadores puede tener impacto en la actividad económica y en las tasas de inflación futuras, por posibles problemas de oferta derivada de reforzar los controles de compras al mundo.


Sobre ese punto, desde el Ieral de la Fundación Mediterránea, el economista Jorge Vasconcelos alerta que un refuerzo en los controles a las importaciones, con el actual nivel de brecha cambiaria, puede acelerar la inflación en dólares.


Remarca que, sobre datos de la Dirección de Estadísticas porteña, los precios en dólares de los bienes y servicios regulados bajaron 5,3% en los últimos doce meses, mientras que los “no regulados” se encarecieron 26% y el alza es de “40% para los bienes protegidos de la competencia externa, es decir por las restricciones existentes para importar”.


“En la medida en que se acentúe la escasez en aquellos segmentos que más sufran las dificultades para acceder a dólares al tipo de cambio oficial y, en la medida en que la política fiscal expansiva siga alimentando la demanda interna por encima de las capacidades de la oferta, es muy difícil que se frene la inflación en dólares”, señaló Vasconcelos.


Fernando Marull, de la consultora FMyA, suma que hay “altas chances” de que se endurezca el cepo en turismo o servicios y, como última opción, a las importaciones o deuda.

0 comentarios