top of page
  • NQP/NOTICIAS

Acosador obsesionado y el peor de los horrores: piden justicia por el crimen de Delfina Pan en Miami

La diseñadora fue asesinada de una puñalada en el cuello en noviembre del año pasado. Agustín Mariani, compañero de trabajo de la víctima, enfrenta una pena de entre 15 años de cárcel y prisión perpetua.


Delfina Pan (28) tenía una carrera. Tenía proyectos y futuro. Tenía, además, miedo a un compañero de su trabajo en un restaurante en el South Beach de Miami, donde ocupaba el área de atención al cliente. Sufría el acoso de un bartender argentino como ella y ocho años menor, que terminó con su vida de una puñalada en el cuello.


A un año del femicidio de la diseñadora gráfica, un joven llamado Agustín Lucas Mariani (21) enfrenta una acusación por “homicidio en segundo grado”, que podría resultar en una condena de entre 15 años de cárcel y prisión perpetua, según marca la legislación penal del estado de Florida, Estados Unidos.


El crimen de Delfina Pan en Miami

El 29 de noviembre del año pasado, minutos después de las 18 (hora local), Delfina fue atacada en una vivienda situada en avenida Harding 7330. Una vecina llamó al 911 tras escuchar gritos. Cuando llegó la Policía, el acusado estaba recostado encima de la joven y se había autoinfligido heridas con el mismo cuchillo que utilizó para matarla.


La víctima había finalizado su jornada de trabajo en una de las sucursales de Kansas, conocida cadena norteamericana de restaurantes. Testigos contaron que, dos horas después, Mariani abandonó su puesto sin avisarle a nadie. Se dirigió al condominio donde vivía Delfina y le provocó una profunda herida en el cuello. Antes borró sus redes sociales y salió de todos los grupos de WhatsApp.

Delfina y el detenido fueron trasladados hacia el hospital Jackson Memorial, el más grande de Miami, donde los médicos no pudieron salvarle la vida a la chica. Una vez que se recuperó de las heridas, Mariani fue trasladado al Turner Guilford Knight Correctional Center, la cárcel donde permanece desde entonces.


La víctima había denunciado ante sus jefes del restaurante que el detenido estaba obsesionado con ella y la acosaba. También se lo había comentado a su madre y a algunas de sus amigas.


“Jamás tuvieron nada. Ella era amable con él por el miedo que le tenía”, indicó una compañera, y mencionó que Delfina ya había sufrido otros hostigamientos. “Una vez se le quiso meter en un auto. Le lloraba, la llamaba a cualquier hora”, aseguró.


La joven contó además que la obsesión había comenzado tres meses antes del crimen, cuando el acusado “de un día para otro la sentó en una silla y le dijo que estaba enamorado de ella”.


Agustín Mariani está acusado de asesinar a Delfina Pan en Miami. (Foto: Facebook)

Mariani es originario de Bella Vista, provincia de Buenos Aires. Luego de terminar la secundaria, se inscribió en el Instituto de Formación Profesional Aeronáutica (IFPA). Allí completó el curso de tripulante de cabina. En su perfil de LinkedIn -también fue eliminado- decía: “Buscando ingresar en la industria aeronáutica”. Había viajado a Miami en busca de un mejor futuro.


El 20 de Abril de 2023, Mariani -representado por su abogado, David Magilligan- tendrá audiencia con la jueza del caso, Ellen Sue Venzer, del Tribunal del Circuito 11 de Florida. Será en la sede del Richard E. Gerstein Justice Building, juzgados municipales de Miami. La familia de la víctima espera que sea una de las últimas instancias antes de llegar al juicio.


En caso de que reciba una determinada cantidad de años de cárcel y no prisión perpetua, el acusado será deportado luego de cumplir su condena.


Una vida llena de proyectos arrancada en un ataque absurdo y brutal

Nacida en la Ciudad de Buenos Aires, Delfina asistió al colegio ORT y en 2006 se recibió en la UBA. Luego de desempeñar diversos trabajos en la Argentina, decidió probar suerte en el exterior.


En Estados Unidos, la joven argentina había fundado una agencia creativa: AtticSalt, con sede en Scottdale, Arizona. “Me destaco en animaciones para redes sociales, campaña de productos, foto producto y lifestyle”, se describía Pan a través un portfolio que había creado para exhibir sus trabajos.


También era ilustradora y fotógrafa, y ofrecía “diseño y comunicación para emprendedores; fotografía de producto y campañas de moda”.


Su actividad en las redes sociales era intensa debido a su trabajo. En Instagram tenía casi 1500 seguidores, la cuenta en modo privado y una frase a modo de presentación: “Menos es más”.


“Delfi, seguimos esperando la justicia que aún no llega. Justicia que condene al cobarde asesino de tus sueños, ilusiones y derechos. Justicia que confirme que el asesino a sangre fría se quede para siempre en la oscuridad de la cárcel. Justicia que ratifique que la vida no se negocia y que no hay lugar para una menos”, fue el posteo que le dedicó su hermano Facundo.


“Mientras tanto, tus recuerdos nos aferran a tu belleza, a tu alegría, a tu bondad y tu chispa. Te extrañamos y rogamos que -donde estés- encuentres tu paz eterna a pesar de la brutalidad que te arrancó de este mundo, tu mundo”, cerró.


Fuente: TN

0 comentarios
bottom of page