top of page
  • Foto del escritorNQP/NOTICIAS

A tres días del cierre de listas, el oficialismo sigue sin ponerse de acuerdo y se aleja de la lista

Pese a las presiones del ala dura K, del massismo, de los gobernadores peronistas y de la CGT, Daniel Scioli no baja su precandidatura. Reuniones contra reloj y definiciones que se demoran.

A tres días del cierre de listas, Unión por la Patria (UxP) sigue sin ponerse de acuerdo sobre la estrategia electoral para las PASO. El albertismo y el sciolismo insisten en no bajar la candidatura de Daniel Scioli, mientras el ala dura K y el massismo negocian contra reloj quién encabezará la boleta kirchnerista y quién completará la fórmula, en medio de fuertes cruces y chicanas de ambos lados.


El último comunicado -en el que los principales referentes de la coalición oficialista anunciaron que cedieron los avales para que Scioli pueda presentarse- deja entrever la obligada decisión de aceptar las PASO. La idea que toma fuerza es que, al no haber podido conseguir las firmas necesarias sin ayuda del aparato del peronismo, se achican las posibilidades del expiloto de lanchas de ganar una interna y fortalece al precandidato del kirchnerismo, con Eduardo “Wado” de Pedro en el eje de esa estrategia.


En ese contexto, y con el traje de precandidato, se mueve el ministro del Interior, que tiene poco nivel de conocimiento en la sociedad. Este jueves se reunirá con dirigentes de la Unión Industrial Argentina (UIA) y se muestra en un diálogo permanente con los gobernadores peronistas y los intendentes bonaerenses.


Sin embargo, en la mesa chica de las definiciones aún no dejan de sonar otros posibles nombres, entre ellos el propio Sergio Massa y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, que se resiste a ser de la partida. También Juan Manzur se sumó a la carrera, aunque las negociaciones en el despacho de la Vicepresidenta en el Senado se acercan a derivar en que termine siendo quien complete la fórmula.


La unidad que no termina de surgir y la estrategia electoral sin definirse


En algunos sectores del oficialismo creen que el conflicto en Jujuy era la oportunidad para dejar de lado las diferencias y mostrarse unidos en la recta final de la definición de precandidaturas para las PASO. Juntos por el Cambio supo aprovechar el momento y hacer una clara demostración de fuerza, abroquelado en defensa de Gerardo Morales, pero las diferencias parecen tan irreconciliables en Unión por la Patria, que no pudo hacerlo.


Las respuestas del oficialismo a las acusaciones de Juntos por el Cambio, sobre sus responsabilidades en las protestas sociales, fueron dispersas. El presidente Alberto Fernández utilizó un mensaje grabado y la vicepresidenta Cristina Kirchner se manifestó en las redes sociales. Aunque apuntaron en el mismo sentido, no se vio una estrategia coordinada, como sí mostró la oposición.


Las principales fuerzas políticas de Unión por la Patria chicanearon a Daniel Scioli por no haber podido conseguir los avales necesarios (Foto: prensa Unión por la Patria).

Alejada (o desperdiciada) esa oportunidad, las negociaciones también van en carriles distintos. El albertismo está decidido a mostrarse vivo y, por eso, el Presidente puso a disposición de Scioli el escaso poder que le queda dentro de la coalición y a Santiago Cafiero, Aníbal Fernández y Victoria Tolosa Paz, sabiendo que a estas alturas la jugada más fuerte es la de plantar las PASO a quienes presionaron para que bajara su candidatura.


El mismo sector es el que hoy empuja que sea el embajador en Brasil quien ceda en el mismo sentido, pero no lo consigue. Este miércoles fue el turno de los gobernadores peronistas que sacaron un comunicado pidiendo un candidato “de síntesis” y, en un mensaje directo al sciolismo, aclararon que no se trata de intentar excluir a nadie, sino de elegir la mejor estrategia para que el oficialismo retenga el poder. Días antes había sido la cúpula de la CGT la que instó a la unidad y a definir una fórmula única de consenso.


El efecto sorpresa se diluye y crece la incertidumbre. Cristina y Máximo Kirchner estuvieron el fin de semana en el sur, resolviendo la estrategia. A su regreso, la Vicepresidenta habló con Sergio Massa, que también se reunió con Alberto Fernández. Sin calma, y al filo del cierre de listas, las negociaciones cobran un cariz que lejos se perfilan a encausarse a partir de las 0:00 del domingo.

0 comentarios
Banner_Puerto_USH_780x90.gif
bottom of page