• NQP/NOTICIAS

Pandemia: las denuncias cayeron en Bahía más que la media bonaerense

En los primeros 100 días de cuarentena se conoció un 36,2% menos de delitos que en igual periodo de 2019. La incidencia local en el universo de causas provinciales alcanzó el piso de al menos los últimos 7 años.

Como con algunos rasgos de la realidad económica y social, en el delito existe, hoy más que antes, una importante brecha entre el conurbano profundo y el sudoeste provincial, con eje en Bahía Blanca.

En los principales noticieros de la televisón porteña, la inseguridad ya le pelea el rating a la evolución de la pandemia, que hasta no hace mucho era tema excluyente.

Incluso volvió a instalar la polémica entre dos visiones metodológicas antagónicas para abordar la problemática: la del ministro provincial Sergio Berni y la de su par nacional, Sabina Frederic.

Berni aludió a "tolerancia cero para el delito" y a que "la sociedad es víctima de los delincuentes y no a la inversa". Frederic, por su lado, reconoció su preocupación porque algunos hechos son "de extrema violencia" en ocasión de robo, aunque consideró necesario "no reprimir como mecánica de evitación de delitos. La represión es la última instancia".

En este marco de una problemática sensible y siempre "politizada", de aumento de agresividad en muchos asaltos y de una intención de algunos sectores de naturalizar la justicia por mano propia, nuestra región, salvo hechos puntuales, mantiene una meseta que a esta altura puede considerarse positiva.

Los números oficiales de la Procuración bonaerense lo marcan.


Sexto de 19 distritos

El organismo dependiente de la Suprema Corte de Justicia provincial acaba de publicar un informe sobre las denuncias de los primeros 100 de cuarentena (entre el 20 de marzo y fines de junio), comparativo con igual periodo de 2019.

En todos lados, lógicamente, se produjo una notable disminución de hechos denunciados (existe una importante cifra negra de delitos que no se conocen oficialmente), por las limitaciones de circulación y de actividades que impuso el Covid-19.

De 247.708 denuncias durante el año pasado se pasó a 164.932 en este. Se trata de una caída del orden del 33,4% en la Provincia.

El Departamento Judicial Bahía Blanca figura entre los 10 que tuvieron una dismunución mayor: fue del orden del 36,2% y le permitió ubicarse sexto entre las 19 jurisdicciones en que se divide el mapa bonaerense.

Mar del Plata fue el distrito que menos denuncias tomó en el primer tramo de la cuarentena, con una baja de 47,4% respecto de 2019. Lo siguieron -antes de Bahía- San Isidro (42,9%), Mercedes (41,1%), Morón (38%) y Dolores (36,3%).


Menor influencia

Del informe, por otro lado, se desprende que, aunque leve, hubo una disminución de la incidencia delictiva de nuestro departamento judicial en el universo de delitos provincial.

En el citado periodo pandémico se produjeron en Bahía Blanca 5.077 denuncias por todo concepto, lo que equivale al 3,07% de las 164.932 que se dieron en todo el territorio bonaerense.

Entre 2014 y 2019, siempre según los datos oficiales de la Procuración, Bahía representó, en promedio, el 3,32% de las denuncias, con un pico de 3,53% (2014) y un piso de 3,18% (el año pasado), aunque nunca -como ahora- por debajo de 3,10%.

Del mismo análisis se desprende, en contrapartida, un crecimiento en algunos distritos del Gran Buenos Aires, que seguramente tiene que ver con el mayor auge delictivo que se difunde por los medios nacionales.

Por caso, en 2019 Quilmes denunció el 7,6% del total provincial y durante los primeros 100 días de la pandemia llegó a 9%; lo mismo que San Martín (10,7 a 11,7%); Moreno-General Rodríguez (4,34 a 4,43%) y Lomas de Zamora (17,7 a 18,2%), por citar algunos casos.


Más vías de denuncias

La Procuración informó que la estadística publicada tiene por objeto observar la cantidad de Investigaciones Penales Preparatorias (IPP) que se iniciaron en el fuero Criminal y Correccional durante el aislamiento social, entre el 20 de marzo y el 25 de junio inclusive.

Se incluyeron hechos consumados y en grado de tentativa. Y en caso de concurso de delitos (más de una figura en la misma acción) se consideró el primero ingresado en el sistema informático.

Aclaró que se trata de "un proceso dinámico", con lo cual los datos -que surgen del sistema informático SIMP- están en etapa de validación y puede ser considerados con carácter de provisorio.

El organismo dependiente de la Corte provincial advirtió que no solo se trata de denuncias realizadas de manera presencial, sino que desde fines de 2017 está en vigencia la aplicación móvil para denunciar robo/hurto, narcotráfico y corrupción/abuso policial.

Al año siguiente se agregaron a la misma modalidad juego clandestino/apuestas ilegales, violencia familiar o de género, robo de celular y cuatrerismo y delitos contra la integridad sexual. Y en 2019 se sumaron daño y picadas.

Cada denuncia o reporte presentados a través de ese mecanismo -según la PG 416/17- genera automáticamente un nuevo proceso penal que impacta en el SIMP.


"En julio subieron pero no al nivel de 2019"

A poco más de dos meses de su asunción como jefe de la policía de Bahía Blanca, el balance del comisario Gonzalo Bezos es positivo, aunque sabe que una situación excepcional, como la pandemia, atenuó la estadística delictiva.

"Estoy conforme desde lo estadístico pero no me manejo con ese único parámetro, porque me estaría equivocando. Esta situación no obedece a un trabajo exclusivo de la policía", dijo el jefe de la Estación de Policía Departamental.

Con menor presencia de gente en las calles y muchos comercios cerrados claramente se acotaron las alternativas para el delito, al menos en el primer tramo de cuarentena.

"En abril, comparado con el mismo mes del año pasado, tuvimos más del 40% de baja en los delitos contra la propiedad. A los ladrones se les redujo la oportunidad. Mayo fue parecido a abril y en junio y en julio, con la apertura de muchas actividades, subieron los hechos, pero no a los niveles de 2019. Diría que estamos aún en un 38% menos", comparó.

Sostuvo que el crecimiento del delito en general es multicausal y que no se puede atacar solo desde la faz policial y admitió que lo que más les preocupa es el robo con armas, por el peligro potencial hacia la vida humana.

"Lo que sí, al día de hoy, por la modalidad de los hechos, la cantidad de participantes y otras características, podemos decir que no tenemos bandas organizadas en la ciudad".


Recursos suficientes

A diferencia de lo que marca la mayoría de las autoridades policiales, Bezos remarcó que organizó la operatividad con los mismos recursos que había antes de su asunción -unos 1.300 hombres- y que "son suficientes para trabajar".

"A uno siempre le gustaría tener más, pero no estamos mal. Hay que saber usar los recursos", dijo.

Sí admitió que sería una necesidad ampliar la cantidad de cuadrículas en las que está dividida la ciudad (30) desde 2006, porque fue importante el crecimiento urbano en 14 años.

De todas maneras, coincidió con uno de los ejes de la reforma que plantearía el municipio para modificar el sistema de patrullajes, en base a profundizar rondines de a pie en distintos barrios y un mayor uso de policías en moto y bicicleta.

Lo mismo con la ampliación de los destacamentos móviles -uno de los principales reclamos vecinales- que actualmente son 10, aunque la mitad de ellos hoy está ubicada en los accesos de la ciudad por el tema del Covid-19.


Indignan y dañan

Más allá de la baja del delito, durante la cuarentena la policía -según dijo Bezos- doblegó esfuerzos en favor de la sociedad.

"Hemos trabajado a destajo, con actividad sobrecargada, colaboramos con el tránsito, el control de los accesos, la custodia de los hospitales, las colas en los bancos, las ayudas sociales y el traslado de los bolsones de alimentos", detalló.

Por ese motivo destacó que "molestan, indignan y dañan" las hechos que derivaron en causas contra integrantes de la fuerza, como los de la comisaría Quinta o el suboficial Carlos Octavio Meneses, vinculado a una organización que se dedicaba a cometer asaltos.

"No es lo que queremos, aunque buscamos demostrar que también hay otra policía para que no se generalice. Incluso, en el caso de Meneses, todo arranca por una investigación que hace la misma policía y que puso a disposición de la fiscalía", explicó.

Dijo que revertir la imagen lleva tiempo y que en 4 de las 7 comisarías hay jefes que por primera vez están a cargo de una seccional. Es gente joven y con un gran impulso.

  • whatsapp-png-image-result-for-whatsapp-p
  • https___blueprint-api-production.s3
  • App_Store_logo
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

© 2020 NQP PRODUCCIONES | REPÚBLICA ARGENTINA